La carrera portuguesa que se celebrará el próximo fin de semana podría celebrarse a puerta cerrada

Las primeras ocho carreras de la temporada de F1 de este 2020 se celebraron a puerta cerrada debido a la pandemia de coronavirus. Eso significa que las tribunas estaban completamente vacías, mientras se disputaban las carreras.

Sin embargo eso cambió durante el Gran Premio de la Toscana disputado en el circuito de Mugello, donde se permitió la entrada de un pequeño número de aficionados. También ocurrió lo mismo durante la siguiente carrera en Sochi, aunque con una asistencia mayor de espectadores.

En el Gran Premio de Eifel celebrado en el circuito de Nurburgring continuó la tendencia, y se permitió de nuevo la entrada de espectadores. El GP de Portugal que se disputará el próximo fin de semana, iba a contar también con una gran asistencia de público.

Ya se han anunciado la venta de alrededor de 30.000 entradas para el evento portugués, que además es la primera carrera de Fórmula 1 que se celebrará en el país luso desde 1996.

El coronavirus vuelve a amenazar la presencia de público en los circuitos

Sin embargo, y al igual que ya pasó en los 8 primeros grandes premios de la temporada, la carrera en tierras portuguesas podría celebrarse a puerta cerrada. El aumento de los casos de coronavirus en toda Europa vuelve a ser el motivo, con los gobiernos regionales y nacionales aumentando las restricciones para evitar que el número de contagiados siga creciendo.

La propia Fórmula 1 ha confirmado ocho resultados positivos más, distribuidos entre el personal de los equipos en la última semana. Portugal registra hasta el momento 98.055 contagiados y 2.162 fallecidos, dentro de una población de 10,28 millones de personas.

Sin embargo el Ministerio de Salud del país luso informó de 2.608 nuevos casos el pasado viernes, el número más alto en un solo día desde el comienzo de la pandemia. Eso se debe en parte, a que el número total de pruebas en todo el país también ha aumentado.

Aún así, ha llevado a las autoridades a reconsiderar la posibilidad de permitir que los aficionados viajen para asistir a eventos deportivos, incluyendo el GP de Portugal del próximo fin de semana en el Autódromo Internacional do Algarve en Portimao, que tiene una capacidad máxima de 90.000 aficionados.