el trauma de paz padilla

La gaditana relata un episodio que le sucedió durante un tiempo desde que viajo a la República de Benin

Desde que la humorista y presentadora Paz Padilla debutara en la pequeña pantalla en el programa ‘Genio y figura’ del año 1993, la gaditana siempre se ha caracterizado por su sentido del humor y por no achicarse ante nada.

En el 2017 la presentadora de 50 años fue la invitada del programa aventurero ‘Planeta Calleja‘ que presenta el montañista, aventurero y presentador Javier Calleja. Aunque el programa se grabó en 2017, se emitió a finales de febrero del 2018 por Cuatro.

La gaditana viajó con Calleja hasta República de Benín, país ubicado en el Oeste de África. Aunque Paz ya habló en su momento de su experiencia en aquella aventura, nunca reveló -hasta ahora- un episodio traumático que vivió desde que pasó por el programa.

Paz Padilla recordó en su día ese episodio, que comenzó cuando por diversión decidió comprar en aquel país una muñeca de vudú a un santero. Aunque tal y como explicó la gaditana, Calleja le advirtió que no se llevara nada, ella decidió comprar la muñeca.

Una muñeca poseída por un espíritu maligno

A su regreso a España, la presentadora decidió llevarse la muñeca con ella al plató de ‘La que se avecina’, provocando el nerviosismo de la directora de esta serie. Posteriormente y según relataba Paz Padilla, le empezaron a suceder cosas extrañas:

“Me caigo por las escaleras, tengo un accidente de tráfico, cada vez iba empeorando la cosa. Ya me asusté porque no eran cosas normales”.

Tras esos episodios la gaditana decidió acudir a una vidente, y esta le comento que notaba la presencia de “algo maligno” en la muñeca: “La muñeca es un hombre y una mujer atados con un tricornio. Es el demonio”.

Un ritual para acabar con la presencia maligna que la perseguía

La vidente le dijo que la única forma de quitarse la maldición que la estaba persiguiendo, era quemar la muñeca en un barreño de alcohol. La gaditana decidió realizar el ritual, pero cuando lo hizo se desató una tormenta y comenzó a soplar el viento.

Paz explicó que ella debía quemar la muñeca, y las cenizas enterrarlas muy lejos de su casa. Luego tuvo que limpiar a fondo con sal y vinagre toda la casa, y desde entonces ya no le han vuelto a pasar cosa extrañas.

Por si todo esto fuera poco, la gaditana mostraba que en su móvil tiene como fondo de pantalla la foto del Padre Pío -cura que luchó contra Satanás-, que le habría recomendado el presentador de Cuarto Milenio, Iker Jiménez.

el trauma de paz padilla