El ex piloto japonés Takuma Sato gana la carrera estadounidense por segunda vez en 4 años

El reto del asturiano Fernando Alonso de convertirse en el segundo piloto en conseguir la triple corona, tras el británico Graham Hill, tendrá que seguir esperando. Alonso era el 15º cuando perdió una vuelta por un problema con el coche a falta de 75 vueltas. El doble campeón del mundo, que regresará a la F1 en 2021, terminó finalmente en el puesto 21.

El ovetense ya ha ganado dos de las pruebas para conseguir esa triple corona, el Gran Premio de Mónaco (2006 y 2007) y las 24 Horas de Le Mans (2018 y 2019). Sin embargo la única prueba que se le resiste para alcanzar ese objetivo, son las 500 millas de Indianápolis.

Alonso ha participado hasta ahora en tres ediciones, 2017, 2019 y 2020. En la primera quedó en el puesto 24, en la segunda no consiguió clasificarse, y en la de este año disputada este pasado fin de semana, finalizó como ya indicamos en el puesto 21.

Dos años como mínimo para esperar una nueva oportunidad

Tras este nueva oportunidad perdida, las esperanzas de Alonso de convertirse en el segundo hombre en ganar la ‘triple corona’ tendrán que quedar de momento aparcadas, al menos durante los próximos dos años.

Como todos sabrán el veterano piloto de 39 años regresa a la F1 con Renault en 2021 y 2022, y su contrato con el equipo francés le prohíbe correr en la carrera de Indianápolis.

La victoria final en la emblemática carrera estadounidense fue para el ex-piloto de las escuderías Jordan, BAR y Super Aguri, Takuma Sato, con Scott Dixon y Graham Rahal completando los tres primeros puestos del podio,

Esta es la segunda vez que el ex piloto japonés consigue ganar las 500 millas en los últimos cuatro años. Camino de los 40 años, Fernando Alonso deberá esperar al menos dos años mas para intentar un nuevo asalto a la mítica prueba estadounidense.