10 consejos esenciales para el correcto cuidado de la piel sensible, intolerante o reactiva

La piel sensible necesita unos cuidados específicos para evitar la irritación y problemas adversos

El 62% de españolas afirma tener la piel sensible, frágil, intolerante y reactiva. Los dermatólogos reciben cada vez más consultas relacionadas con la sensibilidad cutánea. Factores como el medio ambiente, tratamientos cosméticos inadecuados o estrés alteran la piel y la debilitan, favoreciendo que se vuelva sensible e intolerante, con rojeces, imperfecciones, sequedad, irritabilidad….

La piel es el mayor órgano del cuerpo, y una de sus principales funciones es la de ejercer de barrera protectora y preservarlo de las agresiones externas. Sin embargo, cuando está alterada y pierde su función barrera empiezan los problemas: irritaciones, molestias, hiper reactividad… y propensión a la aparición de todo tipo de alteraciones.

En general, con el término “piel sensible” nos referimos a aquellas pieles que presentan una respuesta exacerbada frente a situaciones bien toleradas por las pieles normales. Las pieles sensibles se caracterizan sobre todo por una gran reactividad, así como por síntomas muy subjetivos, muchas veces no visibles a simple vista, que están estrechamente ligados a la sensibilidad.

Las sensaciones de incomodidad como la tirantez, las rojeces, el ardor o el picor de intensidad variable son uno de los rasgos más representativos de este tipo de piel, que es cada vez más frecuente.

¿Qué hace que la piel se hipersensibilice?

Entre los múltiples desencadenantes podemos destacar, en primer lugar, los factores ambientales, seguidos del uso excesivo de tratamientos cosméticos agresivos, la aplicación de tratamientos inadecuados para el tipo de piel o con sustancias irritantes, la toma de ciertos medicamentos, y algunas intervenciones y tratamientos estéticos que conllevan un traumatismo cutáneo y debilitan la epidermis, como pueden ser los peelings médicos o los tratamientos con láser.

El estrés es otro de los principales factores que desencadenan hipersensibilidad cutánea: mantenerlo a raya es aún más importante en el caso de las pieles sensibles.

¿Cuándo consultar a un especialista?

Si notas que tu piel reacciona de forma adversa con ciertos cosméticos, o cuando tomas algún alimento; si sientes molestias que pueden ir desde ligeros picores o ardores a inflamación o lesiones cutáneas, es muy posible que se trate de una intolerancia o incluso una alergia. Acude al dermatólogo.

10 claves para el cuidado de la piel sensible

¿Sabías que gran parte de los problemas de la piel sensible pueden estar provocados por el uso de un cosmético inadecuado? Toma nota de estos consejos que te ayudarán a cuidar la piel sensible, frágil, intolerante o reactiva

1. La limpieza es básica para todas las pieles, pero sobre todo para las sensibles. Eso sí: es importante utilizar limpiadores adaptados a sus características.

2. El rostro es la zona en la que más se manifiesta la sensibilidad cutánea, seguida de manos y cuero cabelludo.

3. La protección solar es fundamental para las pieles sensibles. Por sí solas no pueden protegerse de los rayos UV.

4. Cuando elijas una prenda, opta por tejidos naturales, mejor aún si son orgánicos. Las pieles sensibles no se llevan bien con las fibras sintéticas.

5. Tras la limpieza facial o la ducha, sécate sin frotar, con ligeras presiones o toquecitos. Nunca restriegues la piel.

6. Opta por cosméticos libres de parabenos, formulados sin alcohol, sin colorantes o perfumes añadidos.

7. A la hora de elegir un cosmético para piel sensible, menos es más. Cuantos menos ingredientes, mejor: menor probabilidad de hiper reactividad.

8. Evita productos y procedimientos agresivos, como peelings, dermoabrasiones o tratamientos con láser.

9. Cuidado con la depilación, elige métodos suaves, sobre todo en las zonas más delicadas: ingles y axilas.

10. Lo más importante para que la piel sensible se vea y se sienta bien es protegerla, reforzarla y calmarla, aportando el confort que de forma natural no tiene y preservando sus niveles de hidratación.