A Irene Rosales se le complica la operación de pecho

Irene Rosales pasaba por quirófano para solucionar un problema con sus prótesis mamarias, pero un contratiempo la obligó a pasar de nuevo por el bisturí

Irene Rosales aprovechaba la marcha de su marido, Kiko Rivera, a Nepal para grabar junto a Jesús Calleja ‘Planeta Calleja’, para solucionar un problema con una de sus prótesis mamarias. El hijo de Isabel Pantoja viajó al país asiático junto al aventurero, montañismo y presentador de Fresno de la Vega, y allí tuvo la oportunidad de desconectar de las batallas familiares que tiene aquí, en nuestro país.

Pero los problemas le esperaron a su vuelta y se le ha sumado una complicación en la operación que tenía pendiente su pareja, Irene Rosales, con una de sus prótesis mamarias. Al parecer y según narró ella misma a través de videoconferencia en ‘Viva la Vida’, una de sus prótesis había sufrido un desgarro y tenía que entrar en quirófano para solucionarlo.

Optaba por hacerlo cuando su marido se marchó a Nepal, pensando que iba a ser un mero trámite del que se recuperaría pronto, pero las cosas se torcieron cuando fue dada de alta en el centro estético donde se realizó esta operación.

Irene Rosales confiesa en ‘Viva la Vida’ el motivo por el que tuvo que pasar de nuevo por quirófano tras la intervención para solucionar un desgarro en una de sus prótesis

Irene entraba en directo al programa donde colabora cada fin de semana, ‘Viva la Vida’, para explicar el motivo de su ausencia debido a una complicación tras someterse a una operación de pecho.

«Me fui a casa al día siguiente y todo muy bien, pero después empecé a notar un dolor. El doctor me observó y me dijo que me tenía que volver a meter en quirófano para quitarme un hematoma» comentaba Irene a Emma García,

Irene esperaba que estuviera recuperada a la vuelta de Kiko Rivera de Nepal, pero las cosas nunca salen como uno lo planea: «Yo elegí la fecha más rápida que me dio el doctor pensando que me iba a recuperar pronto» Aprovechaba para confesar cómo se siente ahora, tras haber pasado dos veces por quirófano en menos de 1 mes: «Estoy bien. No puede moverme mucho ni hacer movimientos bruscos» mientras revelaba que Kiko no se ha separado de ella desde que aterrizó en España y la ha estado cuidando como a una reina: «Desde que ha llegado no ha parado de cuidarme»