‘Acacias 38’: ¿A quien iba dirigida la bomba que Soledad hizo estallar y que acabó con la vida de algunos vecinos?

Soledad, obligada por un grupo anarquista, hace estallar una bomba contra el diputado Antonio Palacios (Antoñito)

Soledad perteneció en el pasado a un grupo anarquista. Lo que no llegó a imaginar es que ese mismo grupo llegara al barrio con un objetivo: hacer volar todo por los aires. Aunque desde un principio ella fue reacia a participar en dichos planes, su amigo Fausto, la amenaza con desvelar su pasado si ella no coopera con ellos.

Después de muchas semanas de idas y venidas tratando de esconder la dinamita y huyendo del barrio, Soledad ha logrado el objetivo que el grupo anarquista, al que una vez perteneció, le interpuso: colocar una bomba en la calle Acacias contra el diputado Antonio Palacios.

El atentado anarquista perpetuado por Soledad en la calle Acacias ha logrado su propósito: opósito: acabar con la vida del diputado Antonio Palacios. El diputado consigue llegar al hospital con vida, sin embargo no sobrevive al brutal acto terrorista. Allí se despide de Lolita y de su hijo Monchito.

La familia Palacios queda totalmente resquebrajada y rota, pues Carmen, tampoco logra sobrevivir al atentado. La destrucción y las consecuencias del terrible acto han durado años y se ha llevado muchas vidas por delante.

Las nuevas tramas tras el terrible atentado

Acacias 38 ha dado un salto temporal que dará lugar a la llegada de nuevos vecinos al barrio y una ambientación inspirada en los años 20, incorporando también inéditas y nuevas tramas.

Así, el nuevo restaurante, que antes gestionaban Carmen (fallecida en el atentado) y Rosina, estará dirigido por los Sacristán. Inma y Guillermo convertirán el negocio familiar en una arrocería. Abuela y nieto se quieren muchísimo, pero todo cambiará cuando aparezca Azucena.

Al barrio llegan también Hortensia y Azucena, la hermana y sobrina de Rosina. Ambas mujeres llegan al barrio con el fin de hacer una visita, sin embargo, la visita podría convertirse en algo más…

La joven Valeria Cárdenas y su esposo David Expósito aparentemente son el matrimonio perfecto: son guapos y desbordan carisma y simpatía. Sin embargo, algunos vecinos del barrio no están muy contentos con ellos porque creen que de puertas para adentro son de otra manera.

También será bastante polémico el regreso de Genoveva y Aurelio Quesada. Aparecen en el peor momento y acompañados de don Marcelo Gaztañaga, un sirviente que no hará muy buenas migas con todo el altillo.

'Acacias 38': ¿A quien iba dirigida la bomba que Soledad hizo estallar y que acabó con la vida de algunos vecinos?