Arantxa, asistenta de la familia Domínguez

Arantxa, la asistenta de los Domínguez, ha dejado el barrio de Acacias para emprender un negocio familiar

Gurutze Beitia interpreta a Arantxa, la asistenta de la familia Domínguez, una mujer vasca, culta y de carácter que más que una asistenta es una sargento. Pero si hay una persona por la que tiene una gran debilidad y actúa diferente es con Cinta.

Cinta se ha convertido en su ojito derecho, pues en ella ha volcado toda su ternura, lo cual hace que la chica la maneje en algunas ocasiones. La asistenta, con respecto al mundo de la farándula, opina muy diferente al matrimonio Domínguez, pues para ella el arte es un caos.

Sin embargo, lo que más ha aportado Arantxa al barrio es su poderío natural y una personalidad muy fuerte que ha chocado con la forma de ser de la andaluza de ‘Bella del Campo’.

Aunque cada una de las criadas tiene una personalidad que la hace única y diferente, en el caso de Arantxa, es el amor por su tierra, Bilbao, su valentía para afrontar retos y el enorme cariño que siente por sus señores, Los Domínguez.

Para Aranxta no ha sido fácil tomar esta decisión, de hecho la familia Domínguez tuvo que ingeniersales para que la asisteta aceptara la herencia. Ahora Arantxa pone rumbo de vuelta a su tierra para encargarse de un caserío junto a sus primas. Y no lo hará sola: le acompañará su gran amor, Cesáreo.

Grandes razones para echar de menos a Arantxa

Arantxa, la sabiduría en persona

Arantxa ha demostrado ser una mujer muy inteligente. En muchas ocasiones, los hombres del barrio se han quedado fascinados por su capacidad física y mental, y es que tiene una gran virtud, le encanta aprender por sí misma.

Arantxa se convirtió en la mejor asesora del barrio

Arantxa se fue convirtiendo en asesora de todos los del barrio. La vasca es directa, te dice lo que te tiene que decir, tanto si te gusta como si no, motivo por el que casi siempre tiene la razón.

La mejor amiga que se puede tener

A pesar de la diferencia de clases con Bellita, que es su señora,  que en 1913 era muy evidente, las dos se conviertieron en grandes amigas y se apoyan mutuamente. Arantxa siempre ha sido muy fiel y leal a su señora, algo que Bellita siempre ha valorado.

Ambas siempre han compartido todos los momentos, los buenos y los malos, y Arantxa nunca ha dejado de criticar y decirle todo aquello que no le gustaba a su señora, sin pelos en la lengua. Tanta sinceridad la ha hecho en más de un lío, además, por ser fiel y leal a su señora.

Ha enseñado mucho de la cultura vasca

A pesar de llevar muchos años lejos de su tierra, Arantxa, lejos de olvidarla, la tiene muy presente en su día a día. Hemos aprendido mucho Euskera y cultura vasca gracias a ella.

El ángel de la guardia de Cinta

La criada se ha comportado como una segunda madre con Cinta, la hija de Bellita.  La ha acompañado en sus mejores y peores momentos hasta que se ha convertido en la adulta feliz y exitosa que es hoy en día. Arantxa ha dado mucho amor a Cinta, como si fuera su hija.

'Acacias 38': las razones por las que echaremos de menos a Arantxa, la mejor consejera de la familia Domínguez
Arantxa, asistenta de la familia Domínguez