Adara, enamorada de Gianmarco, confiesa que quiere casarse de blanco y por la iglesia

Adara Molinero y Gianmarco Onestini

Adara confiesa a sus compañeras que Gianmarco es el hombre de su vida y que le gustaría casarse con él de blanco y por la iglesia

Parece que Adara Molinero, va poniendo en orden sus sentimientos, después de que éstas últimas semanas las haya vivido con incertidumbre. Ahora mismo, la concursante ‘no ha puesto los pies en la tierra’ y esta viviendo algo que según ella no había sentido nunca.

Después de la inolvidable noche de pasión que pasaron juntos Gianmarco y Adara, puede que la concursante le esté haciendo caso a su corazón, puesto que incluso ha decidido que quiere comenzar una relación con Gianmarco.

Adara se sincera con Alba Carrillo: «Me ha pasado algo que no me había pasado nunca..»

Adara se ha sincerado con sus compañeras, sobre todo con Alba Carrillo, a la que le ha asegurado que el italiano es el amor de su vida y cómo fue de especial aquella noche en la que por fin pusieron sobre la mesa sus sentimientos.

La concursante ha confesado: «Me ha pasado con él algo que no me había pasado nunca, que es sentir algo tan fuerte ni siquiera sin mirarte. Ni siquiera hablábamos. Me parece muy, muy fuerte».Y por si fuera poco, Adara tiene en mente pasar por el altar y casarse, tal y como ha relatado a su compañera de la casa de Guadalix:  «Por la iglesia y de blanco«. 

El mensaje de despedida que Hugo Sierra ha mandado a Adara: «te deseo lo mejor»

La final de GH VIP está ‘a la vuelta de la esquina’ y puede pasar de todo. Hugo confiesa que quiere estar muy tranquilo estos días, y es que, la salida de Adara de la casa de Guadalix de a Sierra está muy próxima.

Hugo Sierra ha confesado que ha hablado tanto con el padre como con la madre de Adara Molinero, a la que le ha escrito un mensaje de despedida: «Es un día muy triste. Habla con tu papá, que él te indicará bien las cosas. Te deseo lo mejor de cuore».

Adara, enamorada de Gianmarco, confiesa que quiere casarse de blanco y por la iglesia
Adara Molinero y Gianmarco Onestini