Alba Díaz ha acudido a un centro de belleza donde se ha sometido a un favorecedor cambio de imagen que muchas ya están copiando

Alba Díaz, hija de Vicky Martin Berrocal y del diestro Manuel Díaz El Cordobés, se ha sometido. a un importante cambio de imagen que está dando mucho qué hablar. Lo cierto es que tras más de 2 meses de duro confinamiento, somos muchos los que hemos tenido que acudir raudos a nuestros centro habitual de estética para poder arreglar los estragos realizados por nosotros mismos.

Rosalía o Camila Cabello, han sido algunas de las mega famosas que decidieron realizarse un corte de pelo en su propio hogar, con resultados dispares. Mientras que la cantante catalana se cortaba el flequillo a sí misma con un resultado más que positivo, Camila Cabello se ponía en manos de su madre, con un final un tanto dramático, pero nada que no pueda arreglar un  profesional de la peluquería.

Alba Díaz, tras más de 11 semanas sin pisar un centro de estética, se ponía en manos de un famoso grupo de estilistas para dar un cambio a su imagen. A La joven de 20 años, le sienta como un guante el corte de pelo y el nuevo tonalidad que luce ahora su corta melena.

Alba Díaz, hija de Vicky Martin Berrocal y del diestro Manuel Díaz El Cordobés, se ha sometido. a un importante cambio de imagen que está dando mucho qué hablar. Lo cierto es

Un cambio de imagen de lo más favorecedor

Este verano se presente más que movido, y que mejor que afrontarlo con buena cara y con un look rompedor. Así se lo ha planteado la hija de la famosa diseñadora, quien mostraba el proceso de su cambio y los resultados finales.

No sólo ha cambiado su melena, sino que también se ha decidió a definir sus cejas dejando atrás las naturales. Y hay que dice que aunque a Alba le quedaba muy bien las cejas pobladas y con una forma natural, lo cierto es que ponerse en manos de profesionales que sepan como sacarles partido, puede ser un gran acierto. El rostro de Alba ahora luce mucho más radiante con una mirada más limpia y definida por unas cejas perfectas.