Alma Cortés, hija de Raquel Bollo, ha sucumbido al retoque estético de moda entre las famosas como Makoke o Rocío Flores: la maderoterapia

La hija de Raquel Bollo, Alma Cortés, ha caído en la tentación de realizarse el rosque estético que está tan de moda entre las famosas de nuestro pais. Makoke o Rocío Flores son solo algunas de las celebrities que han compartido, en sus redes sociales, las bondades de la maderoterapia, una técnica de belleza ancestral de origen asiático, que nos promete remodelar la figura.

La joven influencer está centrada en el cuidado de su hija, Jimena, que ha cumplido 8 meses hace solo unos días. Así lo compartía en su perfil de Instagram, donde la nieta de Raquel Bollo se divertía con un correpasillos muy moderno y divertido.

A pesar de los rumores de ruptura entre Alma y su novio, padre de Jimena, la joven sigue haciendo caso omiso a las habladurías y se está centrando en potenciar su perfil de Instagram, donde ya acumula más  de 154.000 seguidores, y en el que no faltan las publicaciones promocionando diferentes marcas que han confiado en ella para ser más visibles.

Alma Cortés y el retoque estético de moda: La maderoterapia

Alma compartía con su numerosos seguidores, el último retoque al que se ha sometido y que  promete mucho con muy poco. Decimos muy poco porque éster tratamiento consiste en hacer vigorosos masajes con varios utensilio de madera, de diferentes formas y con diferentes acabados, para que sea más efectivo.

Alma confesaba que le estaba viniendo muy bien, pero sobre todo se mostraba muy interesada en una parte de su cuerpo que quiere mejorar a toda costa: sus glúteos. Y es que con la maderoterapia, lo glúteos se elevan y se fortalecen debido a la movimientos enérgicos con herramientas específicas para esta zona.