Ana Obregón habla sobre la dura enfermedad de su hijo y los celos de Alessandro Lequio

La presentadora Ana Obregón repasa su trayectoria personal y profesional en el programa ‘Lazos de Sangre’

La actriz, presentadora y bióloga madrileña, Ana Obregón, fue la invitada ayer de la nueva entrega del programa ‘Lazos de Sangre‘ de la 1 de RTVE. La presentadora de 64 años confesó que el momento más duro de su vida fue la enfermedad de su hijo Alex Lequio.

Para la que fuera musa de la televisión de la década de los 90, el cáncer de su hijo marcó un antes y un después en su vida personal. Ana confesó que el día que le comunicaron la noticia del tumor de su hijo, el mundo se le vino encima y fue muy duro para ella.

En ese momento ella estaba sola con su hijo. En ese instante dejó atrás todo y se centró exclusivamente en él:

“Era como una misión, salvar la vida de mi hijo. No hay otra.Corté. Hablaba con mis hermanas, mis padres, hermanos y nada más”.

Ana Obregón habla sobre la dura enfermedad de su hijo y los celos de Alessandro Lequio

Una dura lucha en la que se sintió muchas veces sola

Desde ese instante la polifacética artista inició una lucha contra la enfermedad de su hijo. Confesó que vivió momentos muy duros y llenos de soledad en Nueva York. Reveló que en muchos momentos se llegó a sentir “sola”, en un claro dardo a Alessandro Lecquio:

“Me fui sola con Alex a Nueva York. Un día hasta abracé al portero de mi edificio de lo sola que estaba. Durante la enfermedad de Alex eché de menos el abrazo de Alessandro.

Recuerdo especialmente seis meses muy duros. 90 días de hospital, sesiones de quimio de 10 horas, tres días seguidos… y yo sola. Y en una ciudad que es una locura”.

A pesar de todo lo ocurrido, Ana y Alessandro siempre han tratado de mantener una buena relación por su hijo. La madrileña también sorprendió durante la entrevista al confesar que los gastos del tratamiento de su hijo los pagó ella.

Sobre su relación con el conde Lequio, afirmó que no era el “marido ideal”. Eso sí, se reía mucho con él y fue muy feliz, pero su gran defecto eran los celos.

La presentadora reveló que en sus primeros años de noviazgo, mientras ella presentaba en 1991 el programa ‘Caliente’ con Rody Aragón, le llegó a decir “Te has liado con Rody”.