Anabel Pantoja se sometía, hace un tiempo, a la instalación de una banda gástrica para poder perder peso

Anabel Panoja está teniendo serios problemas durante su concurso en ‘El Tiempo del Descuento‘. Sus compañeros, así como la dirección del reality, se han percatado de la adición y obsesión que tiene la sobrina de Isabel Pantoja, con la comida.

Anabel infringió gravemente las normas del programa al introducir en la casa, comida el del exterior. Según han confirmado algunos de sus compañeros, la prima de Kiko Rivera y de Isa Pantoja, se refugia en la comida para tratar de calmarse y siempre que se va a la cama tiene que ingerir chocolate. Una obsesión que parece no controlar en ciertas ocasiones, en las que sus ataques se hacen más fuertes y recurrentes.

Su lucha con su peso comenzó hace mucho tiempo. En 2013 la joven decidía recurrir a un drástico método para perder peso: la instalación de una banda gástrica Reconocía entonces que no tenía fuerza de voluntad para seguir una dieta, y mucho menos para comer sano o hacer ejercicio, cosa que le han reprochado en más de una ocasión, en ‘Sálvame Diario’. A comienzo e 2019, se hacía un reajuste en la banda gástrica ya que había vuelto a aumentar, inevitablemente, de peso.

Pero las subidas y bajadas de peso de Anabel han sido constantes. De hecho, en Sálvame llegó a tener una sección en la que ponía en juego su pérdida de peso: ‘El Plan Pantoja‘. Pero tampoco en esta sección logró su objetivo.

Anabel Pantoja confiesa a Belen Esteban la 'adicción' que sufre y que preocupa a su familia

La dura batalla de Anabel Pantoja con la adicción a la comida

Tras la visita de Belén Esteban a Guadalix, la joven no ha podido ocultar su desasosiego respecto a la comida y admitía que su familia también se está preocupando por sus hábitos alimenticios: “Mi familia es consciente de mi problema de peso y quieren que tome medidas de aquí a unos meses

En cuando a la sanción que le impuso el programa por introducir en Guadalix un alijo de ‘chucherías’, le admitía a la Princesa del Pueblo que en ocasiones le da por comer sin parar: “Lo hice por supervivencia. Sabía que íbamos a pasar hambres y lo hice por ansia