Anabel Pantoja se metió en un berenjenal al tratar de defender a su tía Isabel Pantoja durante el programa diario de ‘Sálvame’

Anabel Pantoja no lo está pasando nada bien y se nota su incomodidad con el papel que le ha tocado en Sálvame. Y es que la prima de Kiko Rivera trata de defender a capa y espada a Isabel Pantoja, su tía, tras su vuelta de Supervivientes 2019.

Durante el programa, a Anabel incluso se le escaparon las lágrimas intentado defender a su tía, ante los incisivos e implacables colaboradores de Sálvame. Esto ocurría por el argumento dado por la joven para tratar de dejar en buen lugar a Isabel.

Anabel aseguraba que colaboradores como Lydia Lozano, fueron muy vehementes y poco contundentes son su tía, porque dirección quería que la tonadillera se encontrara “cómoda” y que no sufriera ningún tipo de sobresaltos que la pusieran nerviosa.

Gema López y Kiko Hernández fueron los más críticos con la joven colaboradora de Sálvame. La primera dejaba claro que era la “peor defensa” que podría sacarse de la manga Anabel, dejando en muy mal lugar a su tía. Mientras que Kiko Hernández, mas duro con Anabel, le espetaba que si él fuera Isabel Pantoja telefonearía a su sobrina para cantarle las cuarenta por haber dejado claro que no tiene ni una neurona.

Anabel Pantoja 'pillada' criticando a sus compañeros de 'Sálvame': "Me han hundido ¡Que les den por c***!"

Dos llamadas durante la publicidad, una a Irene Rosales y otra a Mila Ximénez

Las lagrimas de Anabel no se hicieron esperar, pero algo ocurrió durante la publicidad. La joven hacía dos llamadas durante el descanso y el programa no perdió detalle de ellas. La primera fue a Irene Rosales, con quien compartió sus penas sobre el reciente enfrentamiento: ·Me da sentimiento lo que me ha dicho Gema, podría habérmelo dicho de otra manera·

La segunda y más contundente fue a la también colaboradora de Sálvame, Mila Ximénez, mostrándose muy crítica con sus compañeros de plató: “Me han hundido ¡Qué envidiosos son!. Pero que les den por cu**”

Durante el programa de ayer, Anabel y los demás colaboradores comenzaba el programa sentados en la escalera, mientras la joven intentaba que sus compañeros se pusieran en su piel, mostrando algo de empatía hacia ella: “Ninguno de vosotros se pone en mi piel, tengo que defender porque es mi familia y me duele, ayer me expliqué mal

Se ve que la confidencialidad en este tipo de espacios de Telecinco no existe, y tienen la potestad para grabar llamadas de teléfono, pensamos que sin el consentimiento de quien es grabado.