Anita Matamoros, hija de Makoke, pone remedio este problema estético tras su operación de pecho

Anita Matamoros está poniendo remedio a un problema estético ocasionado por su último paso por el quirófano para operarse el pecho

Anita Matamoros, hija de Makoke y del siempre polémico colaborador de ‘Sálvame’, Kiko Matamoros, esta decidida a eliminar todo rastro de su última paso por el quirófano. La joven no ha tenido una buena experiencia con sus retoques estéticos en el pecho, pasando 3 veces por el bisturí para poner remedios a los inconvenientes acaecidos en cada operación.

Anita, cumplida su mayoría de edad, toma la decisión de reducir la talla de su pecho. Su primer operación en el pecho fue a los 18 años, y quedaba muy satisfecha con el resultado final. El problema es que cuando el tiempo pasó, la gravedad hizo su efecto y el pecho, muchos más pequeños que el que tenía siendo una adolescente, quedó algo descolgado y flácido.

En mayo de este año, pasaba por segunda vez por quirófano para poner remedio a este problema estético que no acababa de gustarle: “Cuando me operé las tenía súper bien, pero dos años después se han caído un poco.  (… )Me voy a poner unas prótesis. Yo no quería tenerlas porque yo quería tener menos pecho, por lo que era absurdo. Pero es que las prótesis aguantan y sujetan. Eos sí, me voy a poner las más pequeñas que haya” comentaba antes del verano la joven influencer.

Pero la cosa no fue tan bien como ella esperaba. A los pocos días de haberse operado, comenzó a tener ciertos dolores, escozor y picor en uno de sus pechos. Lo dejó correr porque pensaba que era algo relacionado con la cicatrización, pero cuando fue a urgencias, su médico le apremió para retirar las prótesis debido a una infección grave en una de sus mamas.

Anita Matamoros pone remedio a las odiosas cicatrices tras su operación de pecho

Tras esta última operación, Anita quedó conforme con su reducido pecho y también por haber acabado con el problema de raíz. Pero como en casi todas las operaciones estéticas, siempre quedas cicatrices, algunas más evidentes que otras.

La única manera de eliminar o reducir la visibilidad es a través de un doloroso tratamiento láser. Anita compartía en su perfil de Instagram, el proceso de eliminación de estas cicatrices, y como podemos ver en la imagen su cara lo dice todo. Es un tratamiento doloroso pero efectivo para reducir a los más mínimos las cicatrices: “Ahora mismo haciéndome la segunda sesión de láser para mis cicatrices” escribía en este stores de Instagram