la guerra judicial entre rocio carrasco y antonio david flores

La batalla judicial que mantiene contra la hija de Rocío Jurado puede enviar a prisión al padre de sus hijos

Aunque no aparezcan titulares sobre el ex matrimonio de Rocío Carrasco y Antonio david Flores y que parecieran pasar por una época de tranquilidad, nada tiene que ver con la realidad.

La única hija del ya fallecido Pedro Carrasco ha sacado toda la artillería guardada contra su ex marido y padre de sus dos hijos, Antonio David. La batalla judicial entre la ex-pareja ha dado un giro radical, y podría acabar como el rosario de la aurora para Antonio David.

Rocío Carrasco lleva las de ganar

Esta vez Rocío Carrasco gana esta nueva batalla y pone en el disparadero a David Flores que recibe el peor de los varapalos, ya que el ex-guardia civil se enfrenta a un grave asunto que no solo le afectaría a él, sino que también saldrían mal parados miembros de su familia. Por lo tanto, la situación es tan delicada que el empresario podría acabar entre rejas.

El tertuliano está acusado de un delito de alzamiento de bienes ya que en el pasado aseguraba ser insolvente para no pagar la manutención. Por lo que la querella que le  interpuso Rocío Carrasco resultó a favor de ésta y Antonio David  nada pudo hacer respecto a esto.

El Juzgado de Alcobendas dictaminó que el ex-guardia civil habría engañado a la justicia y la Audiencia Provincial, y desestimó el recurso que el ex-marido de Rocío habría interpuesto.

Pena de 1 a 4 años

Según el Código Penal vigente, Antonio David podría ir a prisión de uno a cuatro años: “Será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses: 1.º El que se alce con sus bienes en perjuicio de sus acreedores, y, 2.º Quien con el mismo fin realice cualquier acto de disposición patrimonial o generador de obligaciones que dilate, dificulte o impida la eficacia de un embargo o de un procedimiento ejecutivo o de apremio, judicial, extrajudicial o administrativo, iniciado o de previsible iniciación”.

Rocío Carrasco intentó e hizo todo lo posible por tener una buena relación con su hija, que ya vivía con su padre, pero nunca fue posible esta posibilidad. Según informes, se evidencia que Rocío Flores Carrasco hija de la ex pareja, actuaba de cierta manera ‘inducida’ al parecer por su progenitor, por lo tanto, el auto declara que “utiliza la mentira contra su madre de forma abierta para conseguir unas ganancias como puede ser la aprobación en el núcleo paterno”.

Por otro lado, magistrados de la Audiencia Provincial afirman que la hija de la fallecida Rocío Jurado sufre un cuadro de trastorno depresivo que puede tener mucho que ver “con la grave situación familiar que presenta y con las declaraciones que viene realizando el padre de sus hijos acerca de su persona que han actuado como elemento concasual en la evolución clínica de la peritada”.

En una guerra los dos bandos son perdedores, y tanto por un lado como por el otro se están viendo afectados por las batallas judiciales en la que llevan años metidos.

la guerra judicial entre rocio carrasco y antonio david flores