La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la piel y, ocasionalmente, de las articulaciones

La psoriasis afecta a un 2,3 % de la población y conocerla en profundidad, saber qué es lo que la hace mejorar o empeorar, será un paso fundamental para reducir tanto su aparición como su visibilidad.

Dicen que la belleza está llena de imperfecciones. No obstante, mientras algunas acreditan el atractivo, otras te complican la vida. En este segundo bloque encontramos la psoriasis, una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que puede llegar a hacer mella en la autoestima de quien la sufre.

¿El motivo? La aparición de placas rojas descamadas a lo largo y ancho del cuerpo, principalmente en codos, manos, rodillas y en el cuero cabelludo. Su curación total es poco probable; sin embargo, hay formas de minimizar su apariencia.

¿Cuáles son sus causas?

La psoriasis viene condicionada por la genética en gran medida. Pero hay factores desencadenantes que favorecen su aparición en personas con predisposición: el estrés, algunos hábitos tóxicos (como el consumo de tabaco y/o alcohol), la obesidad, las infecciones de faringe y amígdalas con pus… Por otro lado, más o menos el 15 % de los casos se asocia a una inflamación de las articulaciones, lo que se conoce como artritis psoriásica.

¿Cómo se trata? ¿Es hereditaria o contagiosa?

Hay muchos tratamientos posibles, dependiendo del tipo de lesión. Si hay pocas placas, con cremas específicas podrás ponerle solución. Para formas más extensas habrá que recurrir a fototerapia, consiste en exponer la piel a la luz ultravioleta para que los rayos UVB penetren en la piel y retarden el crecimiento de las células de la piel afectadas, y a tratamientos por vía oral o pinchados, todo ello bajo supervisión médica.

Su aparición es más probable si hay antecedentes en la familia, pero no se transmite en el 100% de los casos. No es contagiosa. Pensar que sí puede ocasionar graves problemas en las relaciones interpersonales de quienes la sufren.

¿Qué impacto tiene en el día a día?

Se trata de una enfermedad muy visual por lo que condiciona especialmente la vida social. Hay estudios que demuestran que su impacto en la misma es superior al de las enfermedades de corazón, mayor incluso que el del cáncer.
Puede aparecer a cualquier edad, pero hay dos picos más frecuentes: entre los 18-20 y los 30-40.

Casos especiales a tener en cuenta

Cuando la psoriasis afecta al cuero cabelludo, las escamas se desprenden y caen en la ropa como si se tratase de caspa. Entonces, deberás utilizar champús especiales y cremas que restablezcan la hidratación de tu cuero cabelludo. Eso sí, por sí sola no produce la caída del cabello ni alopecia. Algunos medicamentos (litio, betabloqueadores, antipalúdicos, entre otros) pueden empeorar la psoriasis.

Cuida tu piel contra el frío

Ahora que bajan las temperaturas las pieles con psoriasis han de sumar a su día a día una serie de cuidados extra. Hay que evitar el uso de la calefacción con temperaturas muy elevadas y siempre que esté puesta utiliza humidificadores. Este tipo de piel evapora más agua de la habitual, por eso, debemos tratar de mantenerla húmeda, por supuesto, también con un plus de hidratación.

Cuando vayas en el coche, evita que el aire caliente incida directamente sobre la zona afectada, por ejemplo, las piernas. Y, si tu problema se concentra a las manos, no te olvides de usar guantes. El frío ayuda a agrietar la piel y la psoriasis empeorará.