Así es como Karl Lagerfeld convirtió a su gata Choupette en una gran influencer

Lagerfeld se obsesionó con Choupette llegando a convertirla en una influencer animal

Lagerfeld se obsesionó con Choupette llegando a convertirla en una influencer animal

Choupette, la gata birmana de Karl Lagerfeld pudo beneficiarse de su herencia porque la ley alemana así lo permite. Una fortuna valorada en 200 millones de euros. El diseñador no era su dueño real, había un verdadero propietario, el modelo Baptiste Giabiconi, su amante durante más de una década.

Esta historia tiene su origen en las Navidades de 2011, cuando el joven le pidió que cuidara a Choupette durante dos semanas, mientras hacía una visita a su familia en Marsella. Cuando el joven regresó de su visita, el modelo se negó a devolverle a su cariñosa gata. “Nunca pensé que podría enamorarme de un animal como ese”, expresó él mismo a las cámaras de la CNBC.

Esta preciosa gatita, convivió con el diseñador hasta el día de su fallecimiento, convirtiéndose en el gato más rico del mundo. En concreto, hasta el día de su muerte, esta gata ha heredado los cuidados de dos criadas, latas diarias de paté de pollo y caviar en platos de diseño y el privilegio para viajar en jet privado cuando tenga que participar en alguna campaña.

Lagerfeld se obsesionó con Choupette llegando a convertirla en una influencer animal

Choupette una gran influencer

Desde que Choupette apareciera en en internet el 15 de enero de 2012, gracias a un tuit de ‘V Magazine’, ha formado parte de infinidad de campañas publicitarias, convirtiéndose en una estrella de las redes sociales.

En 2017, Lagerfeld se enorgullecía de haber conseguido facturar más de tres millones de dólares en varias acciones, como un catálogo japonés y un calendario para Opel, lo que confirmaba su tesis de que la gata “era una superestrella”.

El Instagram de esta gata acumula más de 270.000 seguidores, y en principio lo llevaba  un equipo de expertos en social media liderado por la experta en marketing digital Ashley Tschudin, que es quien publica diariamente caricaturas y fotos que le dan al animal un aura divina-, y a la que también utilizó en campañas de moda.

Tras el fallecimiento del diseñador, los herederos no vieron bien que Tschudin se lucrara vendiendo merchandising no-autorizado de Choupette. Fue así como emergió de forma repentina una misteriosa segunda cuenta llamada @ChoupetteOfficiel.

Lagerfeld se obsesionó con Choupette llegando a convertirla en una influencer animal