Así es como se ‘maquinó’ el reparto de la herencia de Paquirri cuando Kiko Rivera tenía 3 años

Kiko Rivera y su madre Isabel Pantoja

Ramón Calderón: “Yo representé al pequeño de los hijos, a Kiko Rivera Pantoja, que en esos momentos tenía 3 años”.

Ramón Calderon, abogado y amigo de ‘Paquirri’ compareció en directo para hablar claramente con Ana Rosa Quintana de la herencia de Paquirri. Calderón fue el encargado de representar a Kiko Rivera durante el reparto de bienes, asegura que todas las partes quedaron satisfechas, y explica todos los detalles de aquella reunión entre Isabel Pantoja, Carmiña Ordóñez y los hijos.

Este abogado comienza explicando ciertos detalles: “Francisco Rivera nombró a un contador para que se encargara de repartir la herencia, que fue un excelente jurista sevillano llamado Juan Moya”. Añade posteriormente: “El testador tiene la facultad de nombrar a una persona que le sustituya en el reparto, no puede contar con nadie”.

El testador nombrado por el torero “citó a todos los interesados en la herencia para llegar a un acuerdo”. En dicha reunión estaba la familia del fallecido, Carmen Ordoñez, Isabel Pantoja y los representantes de los menores. Ramón Calderón aclara: “Yo representé al pequeño de los hijos, a Kiko Rivera Pantoja, que en esos momentos tenía 3 años”.

Ana Rosa Quintana habla con Ramón Calderón, representante de Kiko Rivera en el reparto de la herencia de Paquirri

“Todos intentamos y conseguimos que se cumpliera la voluntad de un amigo”

Ramón Calderón, con respecto a la reunón sobre la herencia, aclara que en todo momento “todos intentamos y conseguimos que se cumpliera la voluntad de un amigo y que obtuvieran su parte”. “Pantoja tiene un tercio de la herencia”, empieza a decir. Sin embargo, apunta el abogado:

“Es verdad que la viuda tiene el usufructo de un tercio de toda la herencia, no de Cantora, pero cuando se trata de una persona joven, como era Isabel, se capitaliza ese usufructo y pasa a ser propietaria plena de una parte de esa herencia, por lo tanto se pasó a tener ocho herederos”.

“A partir de ese momento, para bien o para mal, Francisco tenía tres fincas, no había liquidez y dedicó todo lo que ganaba en hacer un patrimonio sólido y había que encajar entre los ocho herederos”, matiza Calderón. “No se pudo ser más justo, nadie se pudo sentir perjudicado y de haber sido en el caso de Francisco Rivera yo me habría opuesto”.

“Todos tuvieron un comportamiento ejemplar, tanto Carmen, como Isabel y los que representamos a los menores”, cuenta el abogado ante Ana Rosa y los colaboradores.

Ramón Calderón envía un mensaje a Kiko Rivera

El representante de Kiko Rivera en el reparto de la herencia entiende las palabras del afectado: “Es lógico que no sepa cómo se hicieron las cosas ni como funcionó la ley sucesoria en esos momentos”. Sin embargo, le explica que tuvo acceso a lo mismo que sus hermanos: “Le tocaba lo mismo que a sus otros dos hermanos, un porcentaje sobre la herencia, porque los nombró herederos universales a los tres, salvando el usufructo de la viuda”.

“A la viuda y al hijo se le adjudicó Cantora porque parecía lógico y era la que disfrutaba ella con él”, dice sobre el lugar en el que estaban Paquirri y la cantante. Además, añade sobre la posible división de la finca: “No se adjudicaron partes concretas de la finca, solo se hizo una división”. Por último, añade que “Kiko Rivera podría vender su parte de Cantora si quisiera”.

Kiko Rivera y su madre Isabel Pantoja