Así es la vida de Bubbles, el chimpancé con el que vivió Michael Jackson

Michael Jackson llevaba al chimpancé a sus giras musicales

Michael Jackson llevaba al chimpancé a sus giras musicales

Bubbles es un chimpancé que nació en Austin, Texas en un centro de investigación y que  Michael Jackson adoptó cuando todavía era muy pequeño. En un principio, el chimpancé vivió en Encino, California en la casa de la familia Jackson, no obstante, en 1988 fue trasladado a Neverland.

Michael Jackson confesó en el documental Living With Michael Jackson que, durante este tiempo, el chimpancé fue tan mimado que incluso dormía en una cuna  en la habitación del cantante. También utilizaba su baño y hasta comía dulces en la sala de cina del rancho.

Entre los años 1987 y 1988, el cantante llevó al chimpancé de viaje con él por diversas partes del mundo. Durante una visita a Japón en la que el cantante se reunió con un  alcalde del país nipón, también estuvo presente Bubbles.

Bubbles tenía una niñera propia y dormía en pijama junto a la cama del intérprete de Billie Jean, con quien volaba en primera clase e hizo giras mundiales.

Bubble vive en un santuario privado donde pinta y juega con otros chimpancés

A pesar de que Bubbles vivía como un rey, se reveló que el chimpancé había presentado comportamientos agresivos, algo que sucede con todos los primates al llegar a la edad adulta, razón por la que tuvo que dejar al cantante y ser enviado a un santuario de animales en California.

En 2005 llegó este primate de 34 años y un peso de 12½ al Centro para los Grandes Simios, después de ser el “favorito” de “El Rey del pop” por muchos años y portar trajes similares a su famoso propietario.

“Ahora es solo un chimpancé normal”, declaró Patti Ragan, la fundadora del santuario ubicado en el bosque de Florida para el Daily Mail. Bubbles vive ahora en un santuario privado rodeado de otras chimpancés. Atrás quedó su pasado en el que se convirtió en el fiel compañero de Michael Jackson y apareció en videos musicales.

Ragan agregó “él tiene una vida de chimpancé… le encanta pintar pero, más que eso, le encanta jugar con los otros chimpancés. A él le gusta especialmente el agua, adora jugar con la manguera o con los rociadores en verano. De hecho, al simio a menudo le gusta tomar bocados de agua para escupir a los visitantes”.

Michael Jackson llevaba al chimpancé a sus giras musicales