Así es Rodrigo Iglesias, el hijo de Julio Iglesias que también quiere ser cantante

Rodrigo Iglesias es Julio Iglesias y de Miranda Rijnsburger, la modelo que le robó el corazón al cantante

Rodrigo Iglesias es uno de los hijos varones de Julio Iglesias y de la modelo, Miranda Rijnsburger. Sus otros dos hermanos son, Miguel Alejandro, de 23 años más conocidos en redes sociales como Michael Iglesias, y el menor de 13 años, Guillermo, todo un crack tocando la batería. A los tres varones hay que sumarle las hermosas gemelas, Victoria y Cristina de 19 años, que ya hemos visto debate de manera oficial, en la jet set de Miami.

Rodrigo tiene 22 años y quiere seguir la estirpe de su apellido paterno y dedicarse al mundo de la música. Quiere llegar a ser como su hermano Enrique Iglesias, y un día poder ser recordado como su padre, con una impecable trayectoria. Está más que listo para triunfar y así lo hace constar en sus redes sociales dando muestras de su talento innato.

Ya se encuentra preparando el que será su primer trabajo musical, en el que seguro que ha recibido más de un consejo por parte de su padre, quien estará más que orgulloso de él, consiga lo que consiga: “El sueño más grande que tengo es poder llegar a ser un artista como mi padre y mis hermanos. Me encantaría dedicarme a la música el resto de mi vida. ¡Aspiro a ser la siguiente generación de los Iglesias!” Explicaba hace un tiempo en la famosa revista ‘Hola’.

La elitista vida de Rodrigo Iglesias

Al igual que sus otros 4 hermanos por parte de madre, Rodrigo ha recibido la mejor formación en los mejores colegios y centros educativos de Miami, donde reside su familia desde hace décadas. También ha recibido clases de música, así como de guitarra, siendo un gran amante de la guitarra eléctrica, pero seguro que su estilo no irá encaminado al rock.

Ha contado con la colaboración de su hermano Michael en las tareas de producción, mientras que los temas estarán escritos y compuestos por él mismo. Como no podía ser de otra manera, cuando cumplIó los 18 años y con el poder que le otorga el dinero, se independizó drásticamente de sus padres.

Decimos drásticamente porque tras marcharse de la vivienda familiar en Miami para irse a vivir a una mansión en Indian Creek, decidía poner rumbo a España, a Ojén, en Málaga, donde también se aloja en otra mansión propiedad de su padre. Amante de los deportes acuáticos, de riesgo y aventurero, Rodrigo posee un físico envidiable, fruto de horas de ejercicio, al igual que sus otros hermanos. Lo cierto es que este joven tiene todas las papeletas para convertirse en otro ídolo de masas, al igual que sus hermanos Enrique o Julio José.