Así es Terral, el perro al que Pablo Alborán enseñó a ladrar

‘Terral’ no solo es el nombre de uno de sus discos

El nombre ‘Terral’ no solo es el nombre de uno de los discos más exitosos de Pablo Alborán, también es el de su querido perro, que le acompaña  y del que no se ha separado desde que lo presentó en 2016. Es un raza labrador color chocolate al que siempre le quiere dar algunos ratos de protagonismo en sus redes sociales.

El artista, que siempre ha cuidado de Terral, también lo ha hecho en aquellas situaciones más injustas, como ese momento que protagonizó mientras sacaba a su perro a pasear. Hace unos meses, Alborán nos sorprendía a todos relatando una brillante historia, aunque él lo vea desde otro punto de vista tildándolo de “momento ridículo” a través de las redes sociales.

A través de un divertido vídeo, el cantante describía a Terral como un perro maravilloso y bonachón, de esos que nos cautivan a todos. Sin embargo, resulta que para él es un defecto que su perro no ladre, por lo menos a la hora de defenderse, porque en uno de sus múltiples paseos por la zona en la que vive no se ha atrevido a encararse a unos perros que, según el artista, “le ladraban mal”.

Pablo Alborán enseña a ladrar a su perro

El artista comenzaba explicando la diferencia entre un buen y un mal ladrido, y a continuación, nos detallaba cómo ha sido él el que ha tomado la iniciativa para hacer callar a esos otros animales que se estaban metiendo con su querido Terral, al que considera su mejor amigo. Para sorpresa de todos, el cantante tomó la iniciativa de ladrar él, todo un gesto que le honra y que dice mucho del él si no fuera porque le pillaron haciéndolo.

Que le hayan visto ladrar en el nombre de su perro no le resta efectividad a esta acción solidaria hacia su mascota, que parece haber aprendido la lección que le ha enseñado su dueño, que nunca ha entendido por qué Terral ladra tan poco o, directamente, no ladra nada en momentos como este en los que debería defenderse de otros animales.

Alborán se ha intentado justificar con su argumento: “Yo sé que esto os ha pasado o lo habéis hecho en alguna ocasión… o lo habéis pensado”, explica poniéndole su habitual tono humorístico, “¡Qué ridículo!”, decía sobre sí mismo después de que unos vecinos le pillaran ladrando fuera de contexto.

Las enseñanzas de Pablo Alborán dan sus frutos

Horas mas tarde, Pablo Alborán compartía orgulloso un nuevo vídeo de Terral durante su paseo. En él se escucha a su perro ladrándoles a una de las mascotas de sus vecinos. No sabemos cual es el tema principal de esa batalla dialéctica o si simplemente se están saludando, pero está claro que la experiencia del otro día y el “mal trago” de su dueño le han servido para algo.

Para Pablo, su mascota es una parte esencial de su vida. Tanto es así que incluso cuenta con él para que le dé su opinión sobre sus canciones. Terral es un afortunado porque es el primero en escuchar sobre lo que seguramente será o no un éxito.