Así fue el emotivo gesto que Alba Carrillo tuvo con su perro ‘Lanas’ antes de morir

Lanas, la perra de Alba Carrillo tenía 14 años y ya le costaba caminar por lo que compró una silla de paseo

Lanas tenía 14 años y ya le costaba caminar

Se van a cumplir dos años desde que Alba Carrillo saliera de GHVIP y tuviera que enfrentarse a la dura despedida de su amiga Lanas. “Hoy se ha ido un miembro de mi familia. Ha sido generosa hasta el último momento. Cuando me fui a ‘Gran Hermano’, le dije que me esperara y lo ha cumplido”, comentaba Alba en las redes sociales.

Lanas compartió con Alba 13 años de su vida, La modelo compartía el día a día con su mascota en las redes sociales con numerosas ocasiones imágenes de lo más tiernas y divertidas con sus perros, en los que siempre ha encontrado refugio y en los que siempre se ha volcado.

Cuando a Lanas le empezaron a fallar las fuerzas y le costaba dar sus paseos diarios, la modelo se las ingenió para que no tuviera que quedarse en casa y disfrutara día tras día del paseo hasta el último día de su vida, algo que le encanta a todos los perros.

Lanas, la perra de Alba Carrillo tenía 14 años y ya le costaba caminar por lo que compró una silla de paseo

Alba Carrillo compró un carrito para llevar a Lanas

La colaboradora de ‘Ya es mediodía’ decidió comprar un carrito  para llevar a Lanas. Su hijo Lucas se encargaba de darle su paseo siempre en compañía de la propia Alba o Lucía Pariente. “Así practicas para cuando lleves a tu hermano”, le decía entonces la modelo, haciendo referencia al hijo de Fonsi Nieto y Marta Castro.

Alba Carrillo también salía muy ilusionada a pasear con su hijo Lucas y su perra Lanas montados en el carrito mientras ella empujaba. Este gesto recibió algunas críticas en las redes sociales por parte de sus seguidores, pues no llegaban a entender por qué el perro y el niño, que de aquella ya tenía 9 años .

Para todos aquellos que no llegaron a entender la situación, ella misma quiso explicar que Lanas era un perro ya mayor al que le costaba mucho caminar y no quería privarla de lo que le gustaba hacer, que era salir a dar un paseo.

 “A Lunes le fallan las patitas! La ida en los paseos la hace bien pero la vuelta le cuesta horrores!”, contestó a alguno de los comentarios en los que la criticaban o en los que le pedían consejo por tener un perro de la misma raza y no saber qué hacer con él para pasear.

Sea como fuera, Alba Carrillo quiso que su Golden Retriever disfrutara de a vida hasta el último momento de su vida facilitándole aquello que tanto le gustaba hacer como era dar un simple paseo.

Lanas, la perra de Alba Carrillo tenía 14 años y ya le costaba caminar por lo que compró una silla de paseo