Así fueron las desgarradoras heridas que un puma ocasionó la hijo de Raquel del Rosario

Raquel del Rosario se enfrentó al puma que atacaba a su hijo

Raquel del Rosario se enfrentó al puma que atacaba a su hijo

Hace unos meses, Raquel del Rosario narraba a través de sus redes sociales, uno de los peores episodios de su vida: su hijo Mael fuese atacado por un puma en el jardín de su casa. A pocos días de que acabase el año, la vocalista de ‘El sueño de Morfeo’ mostraba las cicatrices del rostro y cuello de su pequeño “valiente”, que casi le cuestan la vida.

“Siempre he dicho en tono de broma que algún día, los ángeles de la guarda de mis hijos dimitirían por estrés. De camino al hospital con Mael herido en brazos me preguntaba si realmente el suyo lo había abandonado aquella mañana del 26 de agosto”, comenzaba explicando en sus redes sociales.

¿Cómo ocurrió este suceso?

La cantante cuenta que su hijo salió al jardín para ir a buscar fruta en su casa de California.  “El grito que escuché segundos después aún sigue resonando en mi cabeza, al igual que la imagen que vi al girarme. Un puma se había abalanzado sobre él y lo hería ferozmente con sus zarpas”, relata.

Sin pensárselo dos veces, Raquel salió corriendo para intentar salvar a su pequeño de las garras del puma: “Inmediatamente dejé de percibir el mundo, aún hoy no logro entender como atravesé el jardín en milésimas de segundo o de dónde provenía la fuerza que me hizo golpear repetidamente al animal con mis puños hasta quitárselo de encima”

Añade, que su marido apareció justo en ese momento, al igual que un segundo puma. “Logramos entrar en casa sin más incidentes, alertamos a los vecinos y salimos al hospital”.

Raquel del Rosario se enfrentó al puma que atacaba a su hijo

Mael sorprende por su auténtica fortaleza

Tras vivir unos días de angustia y sufrimiento en el hospital, el hijo de Raquel del Rosario  salió corriendo del centro hospitalario para sorpresa de todos. La fortaleza del niño sorprendía a la misma madre, que no olvidará jamás este angustioso momento que le desgarró el corazón.

Mael, que es una gran amante de los animales, en lugar de enfadarse o atemorizarse del animal, Mael dio una lección a su madre. “Mami, ya no voy a volver a por la fruta para que no se enfade el tigre”, dijo antes de afirmar que le dejaría “un recipiente con agua en la puerta de su casa a modo de disculpas”.

Las cicatrices son el recuerdo de uno de los peores sustos que ha vivido la familia, aunque el pequeño Mael, con la inocencia propia de los niños, continúa demostrando su pasión y amor por los animales, tal y como puede verse en la fotografía compartida por su madre.

Raquel del Rosario se enfrentó al puma que atacaba a su hijo