Así son los perros corgi que siempre cautivaron a la Reina Isabel II

La Reina Isabel II y su pasión por los perros ‘corgi’

Unos días antes de que Felipe de Edimburgo, marido de la Reina Isabel II, ingresase en un hospital londinense, ella recibió dos nuevos inquilinos en el Castillo de Windsor. Se trataba de dos cachorros de corgi, una de las razas de perro más antiguas del Reino Unido, que siempre a acompañador a la soberana.

La reina recibió como regalo en su 18 cumpleaños a un corgi llamado Susan, la primera de su estirpe. Además, siempre convivió con estos animales en su casa, puesto que su padre, Jorge VI, también era aficionado a ellos. Con el paso de los años, la reina ha llegado a tener 30 perros de esta raza, la mayoría descendientes de la misma.

De todos ellos solo quedaba una, Candy, después de que Vulcan muriera el pasado mes de diciembre. Por ser una gran apasionada de los caballos y los perros, bien es cierto que también sufre con sus pérdidas, y se había conocido que no quería tener más mascotas con ella y que por tanto Candy sería la última.

Así son los perros corgi que siempre cautivaron a la Reina Isabel II

Dos nuevos cachorros llamados Fergus y Muick

Aunque no pensaba tener mas perro, al final la reina se animó a tener más cachorros con ella. Cuentan quienes la conocen en los medios británicos que la llegada de estos dos nuevos corgis le ha devuelto la alegría a la soberana. Se trata de dos perros a los que ha llamado Fergus y Muick.

Fergus es un dorgi (cruce de corgi y dachshund) y Muick es un corgi puro, pero no son descendientes de los originales, sino que han sido comprados o adoptados. Sin embargo, tras la muerte de su marido, Isabel II sufrió una triste pérdida tras la pérdida prematura de uno de Fergus.

Fergus solo tenía cinco semanas de edad. Algo que añade todavía más dolor a esta inexplicable pérdida para la monarca, que siempre ha vivido rodeada de varios perros. Claro que eso era en tiempos pasados, ya que antes de que estos dos nuevos cachorros llegaran a su vida, la reina solo disfrutaba de la compañía de Candy, el único y en teoría último perro que iba a tener en su vida.

Así son los perros corgi que siempre cautivaron a la Reina Isabel II