Belén Esteban Sálvame

La colaboradora se emociona al ver como sus compañeros comían lo que ella había cocinado para ellos

Desde que dio comienzo el confinamiento por la pandemia del coronavirus, una de los habituales colaboradores de ‘Sálvame‘, Belén Esteban, no ha regresado al plató del programa.

La colaboradora de Paracuellos es un caso de riesgo por su diabetes, y por ese motivo no puede salir a la calle. Sin embargo y a través de videollamadas con el programa de Mediaset, la madrileña ha estado en contacto casi continuo con sus compañeros.

En estas semanas de confinamiento, la otrora ‘Princesa del Pueblo’ ha seguido protagonizando momentos divertidos, y ha aprovechado para preparar muchos platos de cocina para su sección ‘Las recetas de Belén Esteban’.

La madrileña de 46 años años ha elaborado platos como bacalao con tomate, cuscús, porridge o incluso churros. Sin embargo, hasta ayer sus compañeros no habían podido degustar ninguno de los platos que ella había preparado.

Emocionada por ver a sus compañeros comer los platos que había preparado

En el programa de ayer, Belén contactaba con el programa en directo mucho antes, para comunicar que iba a preparar dos tortillas -una de patatas con cebolla y otra con chorizo- y tres litros de gazpacho para merendar.

Cuando la madrileña terminó de preparar esa merienda, esta fue trasladada desde su domicilio en Paracuellos del Jarama hasta el plató del programa de Mediaset. Allí sus compañeros degustaron y repitieron los platos que su compañera había preparado.

Sin embargo y aunque Belén Esteban llegó a cabrearse un poco, cuando algunos de sus compañeros preguntaban ¿La tortilla tiene que llevar cebolla? o ¿Es necesario echarle ajo al gazpacho?, esta terminó emocionada y en lágrimas.

Ver como sus compañeros degustaban e incluso repetían con los platos que había preparado con tanto esmero, logró emocionar a la colaboradora de ‘Sálvame’.