Belén Esteban, al lado de Mila Ximénez en su dura lucha contra el cáncer

Belén Esteban ha acompañado a Mila Ximénez a una de sus últimas revisiones médicas

Si algo nos ha quedado claro desde que Mila Ximénez anunció que le había sido diagnosticado un cáncer de pulmón, es que no está sola en su batalla para lograr vencer a esta terrible enfermedad. Nada más conocerse que la ex de Manolo Santana tenia que comenzar el agresivo tratamiento para detener el avance del cáncer, su familia, como su hija Alba que regresaba de Holanda para estar con su madre, no se han separado de ella ni un solo instante.

Pero no solo su familia se ha volcado en su cuidado y en hacer verle que no está sola en su camino hacia la curación. Sus amigos, algunos compañeros de Sálvame, no han dudado en darle la mano para que se apoye en esos duros momentos en los que tiene que acudir al recinto hospitalario para sus revisiones periódicas.

Hace unos días pudimos ver cómo Belén Rodríguez y Raúl Prieto, la acompañaban hasta el Hospital, sin soltarla ni un momento. María Patiño también la visitaba en su última hospitalización, para poder insuflarle ánimos.

Belén Esteban apoya a Mila Ximénez en el momento más difícil de su vida

Ahora le ha tocado el turno de Belén Esteban. Su amiga fuera y dentro del plató de ’Sálvame’, no dudó en hacerle compañía en una de sus últimas visitas al Hospital, mostrándose en todo momento muy atenta a Mila, quien necesitaba de su ayuda para descender del vehículo.

El tratamiento para frenar el cáncer de pulmón, está pasando factura a la famosa periodista sevillana, quien en las últimas semanas ha perdido mucho peso y está muy debilitada hasta el punto de necesitar un apoyo para andar.

Hace ya dos meses desde que Mila anunciaba que tenía que realizarse unas pruebas determinantes para ella. Si los médicos no se mostraban optimistas con los resultados, Mila había optado por no seguir con el tratamiento y vivir el resto de sus días sin dolor ni malestar físico. Pero si le ofrecían un atisbo de esperanza, se aferraría a ella como un clavo ardiendo. Y así ha sido. Nadie dijo que el camino hacia la curación fuera fácil. ¡Ánimo Mila, lo vas a conseguir!