‘Salvame’ estrenaba hace unos días una nueva sección con la que quiere enfrentar a los colaboradores

Estos días de confinamiento, Telecinco sigue innovando para mantener a su audiencia, por lo que se ha inventado una nueva sección en ‘Salvame’, que trata de generar choques entre los colaboradores del programa.

Para ello, todas las tardes se coloca en plató una pizarra con los nombres de los colaboradores presentes físicamente (María Patiño, Kiko Matamoros, Rafa Mora…) y de los que intervienen por videoconferencia (Laura Fa, Mila Ximénez y Lydia Lozano).

En esta pizarra, se colocan además los siguientes calificativos: elitista, clasista, soberbia, pelota, egocéntrica, mala profesional y mala leche. y, a continuación, durante toda la tarde, un famoso se expone al jucio y críticas de los colaboradores. Éstos deben colocar un tick en las cualidades que le atribuyen y una equis en las que no, cabreando al personaje en cuestión.

Miguel Frigenti

Le toca el turno a Belén Esteban, que será acribillada por sus compañeros

La primera famosa que se sometió a este ‘juego’ fue Terelu Campos y, ahora le toca a Belén Esteban. La colaboradora, que participa en el programa desde su casa ha recibido una sarta de críticas por parte de sus compañeros en este “juego” que ha sido bautizado como Belenvisión en homenaje al Festival de Eurovisión.

Según sus compañeros de ‘Sálvame’, Belén Esteban no es la dulce, maravillosa, solidaria y amiga de sus amigos que muestra en televisión cada día. Ni mucho menos.

Frigenti, Antonio Montero  y María Patiño opinan sobre Belén Esteban

Miguel Frigenti, amigo de Belén Esteban, rompía el hielo provocando la polémica. Aseguraba que “para nada” la ve elitista ni clasista, aunque también la ve un poco egocéntrica. El siguiente en opinar era Antonio Montero.

Para Antonio Montero, Belén Esteban es clasista aunque no elitista, por lo que cree que por su posición de “mujer de pueblo”, a veces “desprecia” otras actitudes: “que no es del pueblo porque es pijo o antiguo, a mí me pone a parir”.

Además el colaborador cree que tiene “muy mala leche” con su forma de hablar, como cuando se refiere a Alessando Lecquio:  “Dice ‘¿Qué me va a decir a mí el conde?” . También la considera pelota y egocéntrica porque se cree “el centro del universo”.

Estas declaraciones de Antonio Montero han supuesto un enorme varapalo para Belén Esteban, quien no se podía creer lo que estaba escuchando desde su casa. Sin embargo, María Patiño alzaba la voz para defender a su gran amiga:

Me gusta la gente que no olvida de dónde viene, por tanto, Belén no es ni elitista ni clasista”,  aunque Maria Patiño si reconocía que su amiga Belén tenía ciertos “ramalazos” de soberbia.

Jesús Manuel

Así es como Rafa Mora, Lydia Lozano y Jesús Manuel Ruiz ven a Belén Esteban

Para Rafa Mora, su compañera es “elitista” en el sentido de que le gusta ser amiga de gente conocida, como de Rosalía o de jugadores de fútbol: “Le gusta relacionarse con la élite, pero no es clasista”. Eso sí, la ve soberbia, egocéntrica y con bastante mala leche: “Cuando se enfada, se enfada”.

Lydia Lozano, no ve a Bel’en ni clasista ni elitista. Opina como otros colaboradores, que la ven  “un poco soberbia” con ciertas actitudes que ha mostrado con ella. Sin embargo, no la ve nada pelota, ya que asegura que incluso se enfrenta a los de arriba.  Reconoce que “tiene mala leche” aunque como profesional es “muy buena”.

A Jesús Manuel Ruiz no le parece ni elitista ni clasista, pero coincide en llamarla egocéntrica y en destacar su “mala leche”, aunque no la considera pelota. “La primera etapa con ella no fue fácil, luego he descubierto a una persona de verdad”, le decía a Jorge Javier Vázquez.

Lo que piensan Laura Fa, Kiko Matamoros y Mila Ximénez de su compañera Belén Esteban

Laura Fa, niega que su compañera sea soberbia: “Es vehemente cuando piensa que tiene la razón absoluta”. Y tampoco la ve egocéntrica, lo que parecía es que es siempre el centro de atención y ella está cómoda en esa situación.

Para Matamoros, Belén es “totalmente clasista” pero no elitista. Y para Mila Ximénez Belén es de un “elitismo moderado” y que a veces es clasista porque le gusta “presumir” de estar con gente de un nivel alto, pero esto no le parece malo.

Además, también ve que tiene un punto de soberbia y de egocentrismo como todos los demás porque cree que son necesarios para trabajar en televisión. Además, ha destacado lo buena profesional que es.