Borja Capponi relata el infierno que vivió tras la emisión de ‘Malas Pulgas’

Borja Capponi sufrió serios problemas económicos, se enfrentó a un desahucio y trabajó como reponedor en un supermercado tras 'Malas Pulgas'

Borja Capponi presentó el éxito televisivo ‘Malas Pulgas’

Borja Capponi saltó a la fama en 2010 y se convirtió en el ‘encantador de perros’ español tras saltar con el programa Malas pulgas, un formato con el que Cuatro trató  de emular el éxito internacional de César Millán. De la noche a la mañana, el programa desaparecía de la parrilla televisiva, aunque posteriormente continuó reponiéndose los fines de semana en la cadena de Mediaset.

Hace pocos días, el que fuera presentador de ‘Malas pulgas’, en una entrevista en la Cope hablaba sobre el auténtico infierno que vivió tras la explosión de su fama televisiva. “Cuando aparece César Millán, en 2006-2007, todo el mundo se queda alucinado. Yo ya había hecho mis pinitos en TVE y una clienta que trabajaba en Antena 3 me dijo que en una productora estaban buscando al encantador de perros español”, explica Capponi.

“Ya habían pasado 50 adiestradores por el casting, pero a ninguno le gustaba César Millán y para mí, en cambio, era un ídolo. Cuando me vieron, fliparon“, comenta. Fue así como se convirtió muy pronto en el presentador de Malas pulgas y pasó del anonimato a convertirse en un fenómeno televisivo, pero su éxito sería fugaz.

 La buena acogida del programa dio un giro radical

Tras la gran acogida del programa por el público las continuas acusaciones de maltrato animal que recibió por la forma en la que trataba a los perros en el programa hizo que cayeran los datos de audiencia. Tras los excelentes datos de la primera temporada, la productora BocaBoca decidió grabar nuevas entregas con Capponi.

Sin embargo, la segunda temporada nunca vio la luz y la carrera televisiva de adiestrador se vio truncada. Además, Mediaset logró contar con César Millán para dar paso a otro gran éxito como fue  El líder de la manada, lo cual acabó por completo con las opciones de Capponi en la cadena.

A parti de aqui, comenzó un auténtico calvario para Capponi. Sufrió serios problemas económicos, se enfrentó a un desahucio y trabajó como reponedor en un supermercado. “Llamaba a BocaBoca todos los días llorando”, relata en la citada entrevista.

Borja Capponi habló de su mala experiencia en un vídeo en su canal de YouTube

“Caí en una depresión y me quise suicidar. Solo quería dormir y no pensar. No dejaba de preguntarme por qué me estaba pasando eso a mí. Adelgacé 10 kilos y llegué a pensar que tendría que dormir con mis perros en unos túneles que había cerca de donde vivía”. explica el adiestrador.

Un día, mientras reacía su vida alejado de la televisión, recibió una llamada que le dijo: “pon Cuatro”. Para su sorpresa, la cadena estaba promocionando las entregas pendientes de emisión de Malas pulgas sin haberle comunicado nada. La emisión de la segunda temporada le permitió volver a tener contacto con Mediaset.

Llegó incluso a reunirse con Paolo Vasile  para estudiar la posibilidad de hacer una tercera, pero nunca se materializó. Asegura que a pesar de que se repusieron los episodios del programa pero que no cobra nada por ellos. “En total, por las dos temporadas, me dieron 20.000 euros. ¡A mí me estafaron!”, asevera.

Vive “como un ermitaño”

Actualmente, Borja Capponi vive en una finca de 5.000 metros cuadrados con una manada de 15 perros, tal y como él mismo describe, “como un ermitaño”. Alterna el cuidado de sus animales, con la formación y el trabajo como adiestrador para los particulares que solicitan sus servicios: “Me llama gente llorando todos los días”, afirma.

Tras varios intentos de regresara la televisión como colaborador, la última vez en TVE, ahora solo se dedica a su canal de YouTube, que cuenta con casi 13.000 suscriptores, muy lejos de los millones de espectadores que seguían su programa.

Borja Capponi sufrió serios problemas económicos, se enfrentó a un desahucio y trabajó como reponedor en un supermercado tras 'Malas Pulgas'