Cabreo general de los espectadores por lo que se vio en el programa «Viva la vida»

Cabreo general de los espectadores por lo que se vio en el programa Viva la vida'

Lluvia de críticas en las redes sociales por el homenaje que hizo el programa sobre el día de la Hispanidad

Cabreo o indignación es lo que sintieron los telespectadores con ‘el programa ‘Viva la vida‘, a los que no les gustó nada el particular «homenaje» que el programa hizo con motivo del día de la Hispanidad.

Con motivo de la Festividad que se celebra cada año el 12 de octubre, el programa que presenta Emma García se centró ayer en hacer un repaso del acontecimiento y en contar alguna que otra anécdota sucedida.

La anécdota más relevante y de la cual se hicieron eco la mayor parte de los medios, estuvo protagonizada por el cabo Luis Fernando Pozo de la Brigada Almogávares VI de Paracaidistas, perteneciente a la Brigada Paracaidista (Bripac).

El cabo, con una experiencia de más de 600 saltos, tenía como objetivo realizar un descenso desde 1.500 metros de altura. Lo hacía además portando una gran bandera de España. Sin embargo cuando estaba llegando al suelo, se quedó enganchado en una farola.

Cabreo general de los espectadores por lo que se vio en el programa Viva la vida'

Las imágenes del infortunio del cabo durante la celebración del desfile militar se emitieron en el programa. Luego la presentadora Emma García sonriendo indicaba que había sido la anécdota del día. Además comentó que este tipo de cosas suelen pasar.

Incluso la presentadora llegó a pedir un gran aplauso para el cabo paracaidista Luis Fernando Pozo. Sin embargo donde el programa ‘Viva la vida‘ tocó la fibra de muchos telespectadores fue lo que sucedió a continuación.

El programa quiso realizar un homenaje a una de las fuerzas más representativas encuadrada en el Ejército de Tierra Español, La Legión. Para ello decidió vestir a sus colaboradores con uniformes de este cuerpo militar y la presencia de una cabra.

Esto no gustó a muchos de los telespectadores del programa. Muchos de ellos cabreados tachaban de falta de respeto, de vergüenza o de insulto hacia La Legión.