‘Capi’ el gato tuerto y peludo que un día le robó el corazón a Anna Castillo

Anna Castillo adoptó a Capitán, un gato tuerto que la conquistó en pocos segundos

Anna Castillo adoptó a Capitán, un gato tuerto que la conquistó en pocos segundos

Capitán, alias ‘Capi’ es un felino de mucho pelo, tiene cuatro patas y, mucho amor que dar, y si no que se lo digan a Anna Castillo. “Es tuerto, por eso lo llamé Capitán. Quería un nombre que sonase a pirata” explicaba la actriz, quien para llamarlo lo hace en catalán, su lengua materna. “Vine, Capi”, y el felino aparece enseguida mirándola fijamente con el único ojo que tiene.

En el año 2017, cuando se enteró que había sido nominada a los premios Goya, dijo que “lo acababa de adoptar. Era un cachorro y con la emoción lo lancé por los aires”. Colocaba entonces una foto de presentación a sus seguidores en Instagram: “Mi nueva persona favorita”.

La actriz no se pensó dos veces adoptar a este gato tuerto que la conquistó en cuanto lo vio, haciendo homenaje a esas leyendas sobre los jefes de los piratas a los que siempre se tiende a imaginar con un ojo solo, un parche y pata de palo. Desde entonces, la actriz duerme abrazada a Capi. “Así, cuando nos despertamos, tenemos un momento de ronroneo”.

Anna Castillo adoptó a Capitán, un gato tuerto que la conquistó en pocos segundos

“No solo él depende de mí. Yo también dependo de él”

La atracción entre Anna y Capi es recíproca. “<em>No sabía que se podía querer tan fuerte. Estoy loca por él, lo quiero muchísimo. Me abrió una puerta de amor que yo no había abierto nunca”,</em> cuenta, acariciándole el lomo<

Si Anna debe salir de viaje, es una amiga la que se queda con Capitán. “Capi la quiere como a una más de la familia y se queda encantado”. Pero no así Castillo, quien dijo que “me fui dos meses al rodaje de ‘Viaje alrededor del cuarto de una madre’ y no podía creer lo mucho que lo extrañaba. Comprendí que no solo él depende de mí. Yo también dependo de él”.

Ya de niña, la protagonista de series como Amar es para siempre o Estoy vivo había querido tener un gato. “Me identifico con ellos. Porque son independientes y cariñosos a la vez”, explica la actriz.

Anna Castillo adoptó a Capitán, un gato tuerto que la conquistó en pocos segundos