Carla Barber, preocupada por no poder cumplir su sueño más importante en la vida

La ex De Diego Matamoros, Carla Barber, confesaba hace tan solo unos días que padece Síndrome de Brugada

La vida da muchas vueltas y en ocasiones es muy caprichosa. Carla Barber ha sido testigo de ello. La joven médico canaria lleva años tratando de saber qué dolencia le provocaba, en ocasiones, desmayos que no parecían tener motivo alguno. No ha sido hasta este mismo año cuando se revelaba el diagnóstico, complicado y algo confuso.

Un mes ha tardado Carla es hacer público su dolencia, y aunque no necesitará llevar un tratamiento específico, tiene la sensación de que siempre estará atenta a lo que pueda ocurrir. Ella misma revelaba que tratará de avisar a su familia y amistades sobre el peligro que supone vivir con esta enfermadad.

Se trata del Síndrome de Brugada, una dolencia en la que el paciente padece un ritmo cardiaco irregular que puede ocasionar la muerte súbita. Existe un 3% de posibilidades de que, en cualquier lugar y en cualquier ocasión, el corazón de Carla deje de latir por este ritmo cardiaco anómalo. El único tratamiento específico para evitar que esto ocurra, sólo en casos así prescritos, es la instalación de un desfribilador en el corazón, para que en el caso de que el corazón deje de latir, éste realice una descarga eléctrica y así estimule su bombeo.

Carla Barber y su mayor preocupación al padecer síndrome de Brugada: que su hijo lo herede

El síndrome de Brugada, además de ser una enfermedad genética, también es hereditaria, por lo que puede ocurrir, que si un padre lo padece a lo largo de su vida, probablemente su hijo también. Esta es la máxima preocupación de Carla, y aunque aún no es madre, ya está pensando en serlo.

Cuando ella ya conocía el diagnóstico de su enfermedad, Carla decidía salvaguardar sus óvulos para así poder ser madre cuando ella lo desee. Pero el padecer esta enfermedad podría hacerle cambiar de opinión sobre tener un hijo. Existen un 50% de probabilidades de que Carla transmita esta dolencia a sus vástagos, algo que podría poner en peligro sus vidas.

Como buena médico, Carla ha valorado todo en su proceso de toma de decisiones vitales, y en su momento, se sometió a un test genético para saber qué grado de mutación posee el gen: “Estamos revisando primero cuál es la mutación en el gen y en el caso de que la encuentren hay que seleccionar los embriones sanos y realizamos fecundación in vitro. Para ello habría que congelar óvulos…” comentaba entonces.