La colaboradora habla por primera vez sobre el fallecimiento de su progenitor en ‘Viva la vida’

En el mes de julio del año 1984, el que fuera marido de María Teresa Campos durante 20 años y padre de Terelu Campos y Carmen Borrego, Jose María Borrego, se suicidaba pegándose un tiro.

Aquel triste y doloroso episodio dejó secuelas en las tres, que a día de hoy aún siguen latentes. Cuando ocurrió aquel triste desenlace, Carmen Borrego era una adolescente de 17 años de edad.

La menor de las Campos nunca había querido hablar del fallecimiento de su padre, ya que para ella fue un momento muy duro. Sin embargo y tal y como ya habían hecho su sobrina Alejandra Rubio, Alba Carrillo, Estela Grande, Carmen habló sobre sus sentimientos en ‘Las escaleras de las emociones’ de ‘Viva la vida‘.

La hermana de Terelu reveló en el programa que presenta Emma García, donde trabaja como colaboradora, que durante un tiempo llegó a sentirse culpable por el suicidio de su padre:

“Perdí a mi padre con 17 años de una manera durísima. Hay veces que cuando una persona se va de la manera que se fue siempre te queda en el corazón un sentimiento de culpa”.

Sentimiento de culpabilidad y decepción

Carmen indicó que cuando su padre se suicidó ella no vivía con él, y llegó a sentir esa sensación de culpabilidad por no haber estado más tiempo a su lado. La hija menor de María Teresa afirmó que ella fue la última persona en hablar con su padre, en una conversación ocurrida la noche anterior a su muerte.

Carmen Borrego comentó que por respeto a su progenitor no revelería nunca el contenido de aquella conversación, pero indicó que nunca sospechó lo que al día siguiente ocurrió: “Si lo hubiera hecho, hubiera salida corriendo para evitar aquello que ocurrió”.

La colaboradora de 53 años añadió que ella se enteró de la muerte de su padre de una forma “terrible”, cuando se lo dijo una de sus tías. Le indicaron que su padre había tenido un accidente la noche anterior.

La ex tertuliana de ‘Sálvame’ acabó por descubrir que su padre se había suicidado, momento en el que le invadió el sentimiento de culpabilidad y posteriormente el de decepción. Muy emocionada, Carmen se ha preguntado en muchas ocasiones, por qué las dejó solas a ella y a su hermana.