Carmen Borrego humillada por Belén Esteban durante la boda de esta

Carmen Borrego se siente humillada y ha quedado destrozada por la jugada de Belén Esteban

La boda entre Belén Esteban y Miguel Marcos celebrada ayer sábado ha dejado muchos momentos interesantes. Siendo uno de los enlaces más esperados de este 2019, era una apuesta segura que se producirían muchas anécdotas y noticias en torno a ella.

Dado que la boda de Belén iba a reunir a muchos de sus amigos, colaboradores y ex colaboradores de televisión, también se podía intuir que habría algún que otro momento tenso.

Uno de esos momentos tensos lo protagonizó la hija mayor de María Teresa Campos, Carmen Borrego. Según relataba el colaborador Rafa Mora en  ‘Sábado Deluxe’, el reencuentro entre Carmen y el tertuliano de ‘Sálvame’, Kiko Hernández, ha sido tenso.

En las últimas semanas se había producido un fuego cruzado de declaraciones y reproches entre Carmen y Kiko. Por ello el reencuentro entre ambos era muy esperado. Según relató Rafa, en un momento determinado tuvo que presenciar un momento de tensión.

Mientras Rafa acompañaba a Kiko, Carmen llegó en un coche con su marido. Aunque vio a ambos, se negó a saludar.  Como muchos recordaran, Kiko culpó a Carmen de la marcha de su hermana Terelu de Sálvame’.

Carmen Borrego humillada por Belén Esteban durante la boda de esta

Por si esto fuera poco, Carmen Borrego también tuvo que pasar por una humillación de Belén Esteban durante la boda. Una de las peticiones de la revista ‘Hola’ para realizar la exclusiva de la boda fue que Belén Esteban se hiciera una foto con María Teresa y Terelu Campos.

Con Terelu no tuvo ningún problema, como esta misma reconoció en el programa Viva la vida’ que presenta Emma García. Sin embargo, a la matriarca de las Campos, algo enfadada, no pareció gustarle mucho la petición.

María Teresa no quiso aclarar si creía que estaba siendo utilizada como señuelo para vender la boda. Carmen, que había acudido antes de asistir a a boda al programa Viva la  vida’, descubría allí como varios invitados confesaron que recibieron una llamada de teléfono de Belén.

En esa llamada les anunciaba que iba a hacer una exclusiva y que podían decir si querían posar o no. La confesión de los invitados no gustó nada a Carmen, que no había recibido ninguna llamada de Belén. Aunque Carmen intentó disimular su enfado, la tensión en ella  era más que palpable.