Carmina Ordóñez y Paquirri: Almas gemelas marcadas por el amor y la tragedia

Carmina Ordóñez, ‘la reina de corazones’, fallecía en extrañas circunstancias el 23 de julio de 2004

Carmina Ordoñez era considera la reina de corazones‘, por encima de Isabel Presyler, Pantoja o de cualquier otra famosa de la época. Su misteriosa muerte añadió un halo de misticismo que la encumbró a mito de nuestro panorama de prensa rosa. ‘ La Divina’ como así la llamaban también los medios, se casó con Francisco Rivera, alias ‘Paquirri’, cuando sólo tenía 17 años. Ya entonces los medios apuntaban a que Carmina era la mujer más guapa de España.

Hija de una larga saga de toreros; su padre Antonio Ordóñez Araujo y su madre, Carmen Dominguín, pertenecían a familias en la que los toros eran su religión: Los Ordoñez y los Dominguín. De esta explosiva union nacía el 2 de mayo de 1955 una de las mujeres más bellas de España. Camina Ordóñez.

Lo suyo fue como un cuento de hadas. Con sólo 16 años conocía al torero de moda del momento y que más triunfaba entre las féminas. Por esto no resultó nada extraño que una jovencísima Carmina pasara por el altar para unirse a otra saga de grandes toreros: Los Rivera.

Se dice que el amor de Paquirri y Carmina era de esos que sólo vemos en las películas. De este matrimonio nacían Francisco Rivera y Cayetano, y ambos siguieron la estela de su padre. Pero las cosas no siempre salen como uno quiere, y en 1979 el amor se enfrió entre los amantes. En 1982, Carmina y Paquirri firmaron su separación, pero según los rumores, el diestro apareció, ese mismo día que se firmaron los papeles, con un impresionante collar de esmeraldas y diamantes de gran valor, para reconquistar a la que consideraba el amor de su vida.

Carmina Ordóñez se arrepintió de haberse divorciado de Paquirri

Pero Carmina sabía que su destino era otro bien distinto. Un año después de la muerte de ‘la Divina’, su hermana Belén, solo un año menor que ella, confesaba que su hermana le había dicho en más de una ocasión que se había arrepentido de no haber aceptado volver con el atractivo torero.

Lo que pasó es que ya no pudo dar marcha atrás, cuando se dio cuenta, Paquirri ya salía con Isabel Pantoja...” comentaba en 2005 Belén Ordoñez a la revista ‘Gala‘.

¿Orgullo? Lo cierto es que Francisco siguió con su vida y tras varios escarceos amorosos, llegó a los brazos de una joven tonadillera que apuntaba a convertirse en una grande: Isabel Pantoja. Su matrimonio sólo duró un año, contraían nupcias el 30 de abril de 1983 y el 26 de septiembre de 1984 un toro ponía fin a la vida del matador. De esta unión nacería Kiko Rivera, quien ahora está inmerso en una contienda familiar con su madre que ha reventado la caja de Pandora.

El descenso a los infiernos de Carmina Ordóñez, una vida marcada por el dinero, el amor, la sangre y las drogas

Se dice que para Carmina, la muerte de quien consideró su gran amor, fue un duro golpe del que nunca se recuperó. La reina de corazones trató de ser feliz, de vivir a su manera. Una vida de fiestas, de derroche y de dinero, de excesos. Ella mismo pronosticaba, cual profeta, que moriría joven: “Yo no llegaré a los 50”

Y así fue. Carmina moría a los 49 años un 23 de julio de 2004, en circunstancias que aún hoy suscitan muchos interrogantes. Fue encontrada en la bañera, en posición decúbito supino,, por su íntima amiga, Eva Carreño. Muchos legaron a la conclusión, según información que no fue incluida en la investigación, que alguien pasó la noche con Carmina y que incurrió en un delito de omisión de socorro.

Han pasado ya 16 años de su muerte, y 36 de la muerte del diestro que enamoró a la niña eterna que nunca quiso crecer. Una pareja marcada por el amor pero también por la tragedia. Almas gemelas que el orgullo separó pero que ahora, quizás, hayan vuelto a reunirse para siempre.