El rey emérito don Juan Carlos y la reina emérita doña Sofía

El rey emérito ha hecho pública una última voluntad que no se estaría cumpliendo

El rey emérito Juan Carlos pasará a la historia como un gran rey, no solo por su decisivo papel en la restauración de la democracia y su lealtad constitucional una vez restablecida, sino también por los servicios prestados como gran relaciones públicas de la nación, un tanto importante para los empresarios españoles que le acompañaban en sus viajes al extranjero.

Detrás de esa imagen de rey ‘campechano’ hay una persona que también se está dando cuenta de que su etapa como rey se ha acabado y que su final también se está acercando. Por eso, ha querido hacer público su último deseo.

El monarca pues, quiere dejar una familia otra vez unida antes de morirse, quiere estar en paz y saber que sus hijas Elena y (sobre todo) Cristina, vuelven a tener el papel público y familiar que cree que merecen. ¿Lo va a conseguir? Parece difícil con una Letizia en medio. Pilar Eyre se cuestiona si realmente la mujer de Felipe es consciente de que ejerce de «mala» y asume este papel por el bien de la monarquía. Parece claro que sí.

La escritora y periodista Pilar Eyre lo ha resumido perfectamente: “Parece que la rehabilitación pública de Cristina es tarea imposible, a pesar de los deseos del padre que, viendo cómo se acerca el final, querría dejar a su hija amparada y a la familia unida”. 

Don Juan Carlos se muestra físicamente muy deteriorado

En estos últimos años, el rey don Juan Carlos, ha mostrado una imagen muy deteriorada y una salud muy delicada. Y es que decadencia como monarca, la escasa popularidad y todas esas publicaciones de muchos secretos le está pasando factura, tanto, que lo han dejado tocado, envejecido y solo.

Hasta hace poco, don Juan Carlos tenía el apoyo de sus hijos, pero desde hace años, la reina doña Letizia Ortiz hizo firme la idea de que para salar la Familia Real, y así mantener el poder, el rey Felipe VI debía romper cualquier vínculo con sus hermanas y su padre.

Esto no solo afectó a las hermanas de don Felipe, también se vio salpicado don Juan Carlos, que ha perdido a su familia. Como escribe Pilar Eyre este miércoles en la revista Lecturas, solo viendo las las imágenes del entierro de Doña Pilar nos darnos cuenta que Juan Carlos se ha adelgazado mucho y cada vez le cuesta más moverse.

Tiene ya 81 años, pero parecen aún más. “Don Juan Carlos abatió la cabeza, derrotado, y no volvió a levantarla”, escribía Pilar Eyre’, hablando del entierro. Y es que cuesta diferenciar los problemas de salud del monarca con los problemas familiares y públicos que arrastra.

Casa Real: el rey emérito Juan Carlos habría pedido un último deseo consciente de que “se acerca el final”
El rey emérito don Juan Carlos y la reina emérita doña Sofía