El Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón

El entonces Príncipe de Asturias aceptó ser presentador de televisión con dos condiciones

Conocemos de la agenda del Rey Don Felipe los actos civiles y militares, a los que acude casi a diario. Sin embargo, ahora hace más de treinta años, el rey Felipe VI sorprendía con una faceta que quizás ahora no te acuerdes o desconozcas.

El entonces Príncipe de Asturias, se ponía al frente de unas cámaras de televisión, mostrando entonces su lado más cercano y natural, en una serie donde ejercía de periodista, dando a conocer la flora y la fauna de nuestro país. El programa en cuestión se llamaba ‘La España Salvaje’.

Así, el Príncipe Felipe se convertía en el año 1996 en presentador de televisión, llegando a  presentar varios programas de ‘La España Salvaje’. El rey Felipe VI es una apasionado de la naturaleza y todo lo que tenga que ver con ella, por lo que su aparición en estos programas no era de extrañar.

El joven Príncipe Felipe en pleno rodaje

Las dos condiciones que el Príncipe de Asturias puso para presentar el programa

Borja Cardelús, cineasta, escritor y naturalista, le presentó el proyecto al Príncipe de Asturias. El príncipe aceptaría con dos condiciones: no quería mostrar una imagen oficial y participar de lleno en la realización de los documentales.

Además de concienciar sobre la necesidad de proteger el medio ambiente. “Aceptó en el mismo momento en el que se lo propusimos”, comentó Cardelús sobre el entusiasmo del Rey.

En el momento de la emisión, don Felipe tenía 28 años. Ejercía de presentador y de narrador de los episodios en los que pudimos ver la imagen de un futuro Rey durmiendo en albergues perdidos en la montaña, comiendo con agricultores y conociendo la vida rural desde muchos puntos de vista.

Quería ser uno más y se tomó el trabajo muy en serio

Los responsables del programa contaban muchas anécdotas: “Al principio uno tiene cierto reparo, pero su reacción siempre era la de uno más”, comentaba uno de los responsables de la producción, Miguel María Delgado.

Los productores cometaban de don Felipe:  “se tomó el trabajo muy en serio” y que “lo más sorprendente es la parte humana del personaje”. El Príncipe Felipe recibió muchos halagos de los productores: “Supo crear un ambiente distendido que nos hizo sentimos cómodos a todos, él el primero”.

La serie, que contó con un presupuesto de 500 millones de pesetas fue un gran éxito de audiencia.

El Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón