El desplante de Pablo Echenique al no saludar a la Princesa Leonor y la Infanta Sofía

La Princesa Leonor vive su primer desplante con tan solo 14 años por una acción de Pablo Echenique

Este lunes 3 de febrero ha tenido lugar en el Congreso de los Diputados de la Carrera de San Jerónimo en Madrid, la inauguración de una nueva legislatura con el primer gobierno de coalición en España.

Como es tradicional el rey Felipe VI, la reina doña Letizia y su hijas la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, han asistido a este acto institucional que se ha caracterizado por grandes muestras de mala educación parlamentaria por parte de los grupos politicos separatistas y algún que otro miembro parlamentario, como ha sido el caso de Pablo Echenique.

Es evidente que la Princesa de Asturias cada vez está más acostumbrada a la exposición pública y poco a poco va abriéndose. Lo que no sabemos si la joven está preparada a sus 14 años para recibir el desplante que ha recibido. Este lunes la Princesa Leonor tubo que vivir una pequeña experiencia que lo más seguro que a su edad no se esperaba.

Una vez que finalizó el acto, tanto los  Reyes como sus hijas se colocaron dispuestos en fila para el tradicional besamanos, en el que saludaron a más de 200 personas. Las dos hijas de los Reyes, como dos profesionales, han seguido los pasos de sus padres, y han saludado dando la mano.

Pablo Echenique deja claro su mala educación negándole el saludo a la Princesa Leonor y a la Infanta Sofía ante el rostro muy serio de la reina Doña Letizia

Cuando le tocó el turno a Pablo Echenique en el besamanos, éste ha procedido a saludar al rey Felipe VI y después a la reina Doña Letizia, A continuación, cuando la Princesa Leonor vio que le tocaba su turno, ha alargado la mano, pero cuál ha sido su sorpresa al comprobar que Pablo Echenique pasaba de largo, sin saludar tampoco a la Infanta Sofía.

A pesar de que a la Princesa Leonor en un principio se le vio algo desconcertado, sí que ha dado una gran lección haciendo frente a la situación, y optando por seguir saludando como si nada hubiera ocurrido.

Un hecho parecido fue el que sufrió su madre, la reina Doña Letizia, hace algunos años durante la recepción al cuerpo diplomático en el Palacio Real. Esto ocurría en febrero de 2012 cuando don Juan Carlos y doña Sofía, acompañados por los entonces Príncipes de Asturias, presidieron ese acto.

Cuando le tocó el turno al embajador del Congo, este saludó a los ahora eméritos y a Felipe, pero cuando llegó a Doña Letizia, le acercó la mano, pero antes de tocarla se la apartó, dejando a la Reina con cara de estupor.

El desplante de Pablo Echenique al no saludar a la Princesa Leonor y la Infanta Sofía