celulitis

Celulitis qué es

La celulitis o “piel de naranja“, es un problema metabólico por el que la piel muestra bultos de forma irregulares y con pequeños hoyuelos. Por lo general se forman en los lados de los muslos o en las nalgas.

Afecta en su mayoría a las mujeres y suele aparecer tanto en la pubertad como durante el embarazo.

Esta alteración metabólica provocará cambios sobre el tejido conjuntivo, el sistema linfático y el sistema circulatorio. Su aparición se debe a diversos motivos (alimentarios, circulatorios, hormonales, genéticos, hormonales, psicológicos, …) que proporcionan a los adipocitos una captación y almacenamiento de grasa exagerado (hipertrofia de los adipocitos).

Esta desproporción es la que hace que se conozca a la celulitis como un exceso de grasa localizada acompañada de problemas de retención de líquidos y desorganización del tejido fibroso.

celulitis qué es

Celulitis causas

Es casi exclusiva en mujeres y no es considerada como una enfermedad, sino un carácter sexual secundario, y se cree que su origen es de tipo metabólico en el que hay implicadas hormonas, circulación, estrés, mala alimentación, sedentarismo, estreñimiento, malas posturas y factores genéticos.

Hasta hace poco tiempo se pensaba que está relacionada directamente con el sobrepeso, pero no es así. Existen diferentes causas que hacen que los adipocitos almacenen más grasas de las que pueden liberar (se trata de un desequilibrio entre lipogénesis y lipólisis).

La superfície de la piel muestra un aspecto granuloso e irregular llamado comúnmente la “piel de naranja” ya que el colágeno está muy rígido en la zona.

Celulitis síntomas

La acumulación de grasa, a pesar de no ser una enfermedad, puede llegar incluso a ser dolorosa (el edema produce presión en los pliegues cutáneos y a su vez en las terminaciones nerviosos) e invalidar a la persona si ésta no se trata a tiempo.

No existe forma alguna de hacerla desaparecer de inmediato, por lo que su tratamiento suele ser largo y presenta los siguientes síntomas:

  • Aumentan de número y tamaño los adipocitos
  • Se acumula agua y toxinas provocando edema
  • Existen alteraciones vasculares
  • El tejido conectivo que la rodea también se ve afectado
  • Cansancio físico e insomnio

La zonas de preferencia de instauración de la celulitis son las piernas, cara interna de las rodillas, cadera y pelvis que forman lo que llamamos “cartucheras”. En la actualidad se distinguen dos tipos de celulitis según su localización.

Celulitis

Celulitis General

Se da en mujeres obesas con una alimentación desequilibrada. Suele darse prematuramente y aparecer ya en la pubertad. Empieza en miembros inferiores y provoca pesadez en las piernas y sensación de frío.

A medida que pasa el tiempo, ésta se va haciendo más grave debido a las fluctuaciones hormonales de la mujer (menstruación, embarazo y menopausia).

Celulitis Regional

Es una celulitis localizada. Al ser dolorosa puede confundir al médico a la hora de realizar un diagnóstico (se pueden confundir con cólicos, artritis, neuralgias, alteraciones hepáticas,…). Sin duda, es el tipo de celulitis más frecuente y puede afectar parte superiores del cuerpo como la nuca, abdomen, tronco y brazos.

Una parte de éstas son edematosas (retención de líquido en la zona) y el dolor asciende hasta la pantorrila pudiendo llegar a la rodilla y la pierna (lo que se conoce como “pierna en bota”). Otra parte de la celulitis es la que la acumulación se da en muslos, caderas y la región de los glúteos.

Es la más conocida y provoca lo que se llama “pantalón de montar” que es una deformación en la zona que, a veces, se acompaña de lordosis. La pelvis se inclina hacia delante y existe una desincronización muscular en los glúteos. La mezcla de ambos tipos de celulitis es el perfil más frecuente en mujeres afectadas por celulitis.

¿Cómo va afectando la celulitis a tu cuerpo?, Se diferencian tres fases de evolución. En la primera fase, la microcirculación local de la venas es lenta y esto influye en la permeabilidad de los capilares, con lo que se rompe el equilibrio existente y se origina el paso de líquido linfático y metabolitos al tejido conjuntivo formándose lo que conocemos como edema.

Como consecuencia de la llegada de líquido al tejido, los adipocitos almacenan más grasas y se vuelven más grandes. Aquí se notará que la piel ha aumentado de volumen pero todavía no se identifica como piel de naranja a primera vista. En una segunda fase, los adipocitos están saturados y se aglutinan entre ellos.

La piel sigue aumentando de volumen y como el colágeno se sigue formando en el tejido, ahora si que se notará la piel de naranja, o bien, cuando hay tensión muscular (p.ej al hacer ejercicio e incluso al correr o caminar).

En la última fase, las fibras de colágeno provocan un enquistamiento o encapsulación de los adipocitos y van formando los micronódulos. Si éstos se van sumando, técnicamente se fusionan, formarán los macronódulos y dará a la piel un aspecto acolchado perdiendo su flexibilidad y disminuirá su tono. La piel de naranja es muy visible y si la zona se pellizca o se produce algún golpe provocará dolor.

Celulitis tipos:

  • Celulitis dura: Suele aparecer en personas jóvenes y con buen estado de salud. Se trata de una piel dura, estriada, fría y compacta que se hace difícil de pellizcar. La piel tiene una especia de ondulaciones que no cambiarán cuando se realiza un movimiento corporal. Si se presiona la zona hay dolor y aparecerá la piel de naranja.
  • Celulitis edematosa: Suele aparecer en la pubertad y afecta a miembros inferiores como muslos y piernas. La piel de naranja suele ser visible desde el comienzo y viene acopañanada de pesadez y dolor de piernas, pudiendo haber afectación circulatoria tal como varices, prurito, etc…
  • Celulitis flácida: La piel da un aspecto de poca consistencia. Suele ser una celulitis dura que con la edad ha pasado a ser blanda. Los tejidos cuelgan y pueden cambiar de forma si se presionan con la consiguiente aparición de nódulos. Este transtorno viene acompañado de fatiga, dolores musculares y problemas circulatorios.

Ahora que ya sabes qué es la celulitis, ya estás preparada para combatirla, acabar con esta acumulación de grasa localizada no es fácil, pero es posible con constancia y esfuerzo.

celulitis