Chicote impide que acaben a botellazos en una venta de Jerez de la Frontera

Chicote impide que acaben a botellazos en una venta de Jerez de la Frontera

El estreno de la séptima temporada de ‘Pesadilla en la cocina’ casi acaba como el rosario de la aurora

El pasado jueves regresaba a la Sexta el programa ‘Pesadilla en la cocina‘ que lidera el chef y presentador madrileño Alberto Chicote, en lo que supone la séptima temporada del programa culinario.

El estreno de la nueva temporada no pudo tener mayor éxito en las audiencias, convirtiéndose en una de las noticias más seguidas en Twitter. Ya sabemos que el programa de Chicote suele ser a veces polémico, pero en esta ocasión pudo incluso acabar muy mal.

En ese afán continuo por tratar de solucionar los problemas de los establecimientos que visita, Chicote acudía una vez mas para tratar de rescatar y reflotar otro negocio.

Alberto y su equipo se trasladaban en esta ocasión hasta una venta llamada Mosto Tejero, ubicado en en la localidad de Jerez de la Frontera (Cádiz). En este negocio las discusiones y peleas entre los empleados suelen ser más que habituales.

A todo esto el dueño del negocio, Juanete, parece pasar de todo y se pasa el día bebiendo vino con sus amistades.

Chicote impide que acaben a botellazos en una venta de Jerez de la Frontera

El chef pudo comprobar in situ como los trabajadores de Mosto Tejero se enfrentaban con insultos y descalificaciones continuas. Especialmente la jefa de la cocina, María, y el primer camarero, Antonio.

Sin embargo en un momento determinado la cosa se volvió tan violenta, que incluso pudo acabar en agresión con botellas. Todo arranco con unos insultos de Antonio a otro de los camareros, Marco. Este último, muy cabreado, indicaba que no podía aguantar los insultos:

“Me ha llamado payaso y gilipollas delante de la gente. No estoy dispuesto a esto. Que se muera mi madre que no, ese tío me va a buscar a mí una ruina”.

Cuando la cosa parecía haberse calmado, la tensión volvió a estallar entre ambos camareros. Marcos amenazó a Antonio: “¡Te voy a pegar un botellazo! ¡Tonto, me cago en todos tus muertos!”.

Si no hubiera sido por que Chicote sujetó a Marcos, la cosa podría haber acabado muy mal en ese momento. El chef reconocía que había sido algo lamentable y que fue uno de los momentos más desagradables que ha vivido.