¿Cansado de esperar el sol para estar morena? Aprende a aplicar el autobronceador para que tu piel luzca un tono dorado y sin parches

¿Cómo aplicar el autobronceador para que quede parejo? Es la pregunta que nos hacemos siempre que pensamos en ponernos morenos a través de productos cosméticos. Muchas personas suelen ser reacias a someterse a este tipo de sustancias porque la piel no siempre queda del mismo tono.

Pero existen una reglas que tienes que seguir, para que el ton de piel quede uniforme y evitar las indeseadas franjas o el tono anaranjado que tanto odiamos.

El autobronceador, si sabes aplicarlo, será tu mejor apuesta para lucir un buen color aunque aún te queden varias semanas para poder disfrutar de un bronceado natural. Te damos los trucos para aplicarte el autobronceador en el rostro y conseguir un tono natural, favorecedor… y que nadie pensará que es “de bote”. Sigue estos seis pasos para lucir un bronceado (falso) perfecto.

Lo primero: exfoliar

Preparar la piel es fundamental para que el resultado del autobronceador sea óptimo: exfolia suavemente y con un producto que no la irrite antes de aplicarlo. Así, la superficie cutánea estará regular y lisa, y el autobronceador se fijará de forma homogénea y uniforme.

Segundo paso: hidratar

Además de perfectamente lisa, es importante que antes de aplicar el autobronceador la piel esté bien hidratada. De esta manera evitarás que aparezcan marcas o zonas irregulares, que son típicas especialmente en las partes más secas del rostro.

Tercer paso: el autobronceador adecuado

Al igual que no hidratas tu rostro, ni lo limpias, con el mismo producto con el que hidratas el cuerpo o te duchas, acostúmbrate a utilizar un autobronceador específico para el rostro, y que sea adecuado a tu tipo de piel. Dado que la piel de la cara es mucho más fina (y más delicada) que la del cuerpo, es lógico que necesite una fórmula que, además de ser más suave, no obstruya los poros.

Ojo con la marca del cabello

A la hora de aplicar el autobronceador, no olvides proteger la línea del cabello. La forma más sencilla es hacerlo es con un poco de vaselina en el nacimiento del cabello.

Cuidado con las zonas críticas

Las aletas de la nariz, el contorno de los labios y de los ojos y las mejillas, sobre todo en las pieles más secas, son aquellas en las que es más frecuente que el autobronceador quede irregular. Sé especialmente cuidadosa en estas áreas, y aplica la cantidad recomendada, no más, pues si te pasas, en estas zonas podría quedar con un resultado demasiado intenso.

Por último: no olvides el resto del cuerpo

El autobronceador tiene esta condición: no lo puedes aplicar solo en algunas zonas, por lo menos si lo que pretendes es un resultado que sea natural y favorecedor. Así que, si te metes en faena, tienes que tener en cuenta que tendrás que aplicarlo también en el cuello, el escote y el resto del cuerpo.

Y ojo, que no se retira al final del día como el maquillaje: si no lo aplicas correctamente y el resultado no es el que esperabas, tendrás que aguantar, por lo menos, entre una semana y diez días.