¿Cómo aplicar el colorete o Blush para conseguir el efecto ‘buena cara’?

Un ligero toque de rubor en las mejillas puede conseguir un aspecto fresco, saludable y con efecto buena al instante

El blush, o colorete, es, sin duda alguna, el producto de maquillaje más versátil, así como el que más aporta en un solo toque. Es un básico durante todo el año, pero especialmente, en invierno, cuando la piel adquiere un tono apagado y opaco y se hace más necesario que nunca un halo de luminosidad.

No solo sirve para dar un toque de color a las mejillas, sino que es capaz de marcar los rasgos, definir los pómulos, esculpir el rostro y darle un aire saludable. El truco: recrear un rubor natural y saludable, que no solo aportará un aspecto más juvenil a la piel sino que, además, ayudará a realzar la zona de los pómulos.

Qué tono de blush elegir

Todo depende del momento (mañana, noche o maquillaje de fiesta) y el efecto que busques (dar una nota de color, realzar los rasgos, aportar un toque romántico o marcar volúmenes).

En líneas generales, el blush en color rosa aporta un look muy natural con un aire ingenuo y romántico, ideal para pieles claras; mientras que los tonos anaranjados, corales y melocotones sientan muy bien a las pieles más pigmentadas. Por su parte, los marrones son perfectos para marcar volúmenes, pero pueden endurecer el rostro. Esta temporada arrasan los tonos que aportan un color natural al rostro, emulando el tono de la piel al ruborizarse: toda la gama de rosas, desde el más pálido al fucsia más atrevido.

Para gustos, las texturas

La más clásica es en polvo, pero cada vez más van tomando fuerza el gel, la crema, el tinte, el formato barra e, incluso, la gelatina. La tecnología cushion es lo último.

Un acabado perfecto

Para que el colorete cumpla todas sus funciones y realce los puntos fuertes del rostro tan solo tienes que tener en cuenta dos aspectos: utilizar poca cantidad de producto (siempre con la brocha adecuada), y difuminarlo cuidadosamente para conseguir que el resultado sea totalmente natural y se funda con la piel. Y para obtener un maquillaje mucho más natural y armónico, aplica un ligerísimo toque del mismo colorete que hayas utilizado en las mejillas en frente, nariz y barbilla.