Cómo conseguir unos brazos firmes en poco tiempo

Cómo lograr unos brazos firmes en poco tiempo

Es época de frío y de ropa de abrigo, pero ¿a quién no le gusta tener unos brazos y piernas firmes y sin flacidez? La flacidez en los brazos aparece antes que en otras zonas, ya que en su cara interna la piel es más fina y la pérdida de colágeno y elastina es más rápida.

Y es que la vida actual se presenta llena de comodidades, como la dirección asistida en los coches o los mandos a distancia, funciones automatizadas que explican el escaso esfuerzo que se lleva a cabo con los brazos.

Si le sumamos ningún ejercicio físico concreto para la zona, la fuerza de la gravedad es así de injusta, los brazos tienden a caer irremediablemente. Esta circustancia nos puede acomplejar sobre todo a las mujeres, a partir de los cuarenta años. ¿Quién no ha temido el llamado “efecto salero”?

Desde joven

Lo mejor para lucirlos tonificados es cuidarlos desde joven. Pero si nos hemos descuidado y empezamos a verlos sin tono, aún podemos remediarlo con un completo plan que incluya una buena alimentación que que evite acumular grasa en esa zona, con ejercicios específicos para tonificar la musculatura. Las cremas adecuadas también nos ayudarán en este objetivo.

Si no, siempre, nos quedarán los tratamientos estéticos más innovadores que nos permitan recuperar la flacidez perdida. ¿La mejor forma de acelerar los resultados? Combinar ejercicios y cremas con tratamientos estéticos.

• Reafirmar con cremas
Para unos brazos bien torneados los expertos recomiendan utilizar la cosmética necesaria y específica. Hidratantes, exfoliantes, reafirmantes, anticelulíticas y aceites para masaje conforman el conjunto de cremas que van a pelear contra la deshidratación, impurezas y falta de tonicidad. Estos productos, utilizados con disciplina, nos ayudarán a mantener la elasticidad y firmeza de la piel.

Cuida tu alimentación

La mejor forma para controlar la grasa es a través de la alimentación. Comer sano no implica comer menos o mal; tiene que ver con combinar los alimentos (carbohidratos, proteínas y grasas) de manera equilibrada, en raciones moderadas y ajustados a un horario establecido, sin saltarse las comidas.

Los fritos, las harinas y los azúcares procesados deben ser minimizados. Consume carne, pescado, lácteos, huevos, frutas y vegetales, alimentos con aminoácidos indispensables para mantener el colágeno y la elastina, fibras responsables de la firmeza y elasticidad de la piel.

Bioestimulación

Antes de pasar por el quirófano, si el grado de descolgamiento no es excesivo, es posible trabajar la zona con la bioestimulación corporal. Aunque su utilización más conocida es en el tratamiento del envejecimiento facial, también tiene aplicaciones en determinadas zonas corporales, como la cara interna de los brazos, consiguiendo una reafirmación espectacular en estas zonas corporales tan difíciles de tratar.

Se utiliza el plasma rico en plaquetas que se introduce en la zona afectada por vía intradérmica a modo de mesoterapia. Posteriormente se aplica un aparato de radiofrecuencia con el fin de producir una hipertermia local fisiológica, para producir un aumento de la velocidad de las reacciones biológicas, aumentando la oxigenación y, disminuyendo la flaccidez de los tejidos. Precisa anestesia tópica y se suele recomendar una vez al año. Se utiliza la radiofrecuencia bipolar. Deben llevarse a cabo 10 sesiones ( de unos 45 minutos), una por semana.

Tonifica los brazos desde casa

1. Cuando vayas al supermercado, utiliza tus bolsas en vez del carro. LLévalas con energía y sube las escaleras. Este ejercicio equivale a media hora de gym.

2. Coloca los productos en los estantes más altos, así te obligarás a moverte más y a ser más flexible.

3. Cuando te pongas a hacer las tareas dosméticas (está de moda hacer pan ecológico) sé consciente de los movimientos, así ganarás más fuerza.

Ejercicios

1. Con las piernas flexionadas, mantén los brazos en paralelo con el suelo. Aguanta 5 segundos la posición para repetir 15 sesiones.

2.Con la posición bien erguida, levanta un brazo sin separarlo del cuerpo. Mantén 5 segundos y repite la operación con el otro.

3.Es el más completo y complicado: Al tiempo que avanzas una pierna, flexiona el mismo brazo hacia tí. Mantén 5 segundos y repite 15.

Cómo conseguir unos brazos firmes en poco tiempo