¿Cómo logró Ana Rosa Quintana salir airosa de las acusaciones de plagio de su libro ‘Sabor a Hiel’?

‘Sabor a Hiel’, el libro de Ana Rosa Quintana  fue retirado de las tiendas

Allá por el año 2000, Ana Rosa Quintana lograba salir muy airosa de las acusaciones de plagio tras descubrirse que había contado con un ‘ayudante’ y que incluía frases copiadas de una de las novelas de Danielle Stell. Sin embargo, la polémica apenas afectó a su popularidad. Tras el escándalo, Planeta enviaba un comunicado en el que se explicaba que había sido “un simple error”.

Cuando parecía que todo estaba calmado, las cosas fueron a más, puesto que nueve días más tarde la revista Interviú reveló que no solo había frases extraídas de Danielle Steel, sino también de la autora mexicana Ángeles Mastretta. Ahí ya no hubo excusa posible y la editorial se vio obligada a retirar el libro de las tiendas definitivamente.

Aunque en principio la periodista trato de mantenerse al margen de las críticas, se vio obligada a hablar. Fue entonces cuando en su propio programa explicó que había sido un error mío, debido a mi inexperiencia y a mi falta de dominio de la informática. Trató de explicarse matizando que:  “Recurrí a otros autores para ver de qué manera resolvían ellos determinadas situaciones.

“Algunos amigos me ayudaron en esta labor previa, me recomendaron lecturas y me pasaron escenas de otros libros en los que se trataban determinados temas. Es el caso de ésta de Danielle Steel en la que se narra un parto”, y que se habría colado en el original.

¿Cómo logró Ana Rosa Quintana salir airosa de las acusaciones de plagio de su libro 'Sabor a Hiel'?

Ana Rosa sale airosa de toda la polémica

Tras el revuelo montado con su libro, la periodista optaba por echar balones fuera acusando a otra persona. Ana Rosa Quintana admitía que había escrito su libro contando con la ayuda de otra persona y dijo que la culpa de la presencia de fragmentos copiados era de esa persona, no suya. Echó balones fuera.

“Al ser mi primera novela y desarrollarse este proyecto a lo largo de muchos meses, tuve que recurrir a la ayuda y colaboración de una persona de mi entorno”, apuntó. Ana Rosa no quiso dar un nombre, pero dejó una pista inequívoca: esa ‘mano fantasma’ estaba “reflejada en la página de los agradecimientos de la novela”. La gente pronto llegó a la conclusión de que seguramente se trataba de su propio ex cuñado, David Rojo.

La colaboradora logró salió ‘ilesa’ de estas acusaciones tras hacerse la víctima. Dijo que tras las primeras acusaciones de plagio, esa persona se excusó diciendo que había sido por un error informático, pero tuna vez que aparecieron más pasajes copiados, “las explicaciones que había recibido anteriormente eran de todo punto inadmisibles”.

¿Cómo logró Ana Rosa Quintana salir airosa de las acusaciones de plagio de su libro 'Sabor a Hiel'?