Conor McGregor, roto tras morir su fiel amigo, Hugo

Conor McGregor, la estrella de la UFC, anunciaba hace unos días que su fiel amigo, Hugo, había fallecido

La vida le ha dado un serio revés al famoso luchador de UFC, Conor McGregor. La muerte de un miembro de la familia siempre es dolorosa, sobre todo si ha estado acompañándolo en lo bueno y en lo malo, y siempre ha estado ahí para él y su familia.

El polémico luchador ha compartido en sus redes sociales una emotiva despedida a Hugo, su perro, quien le dio muchos años de cariño y amor sin pedir nada a cambio. Con este sentido homenaje, Conor emocionaba a muchos de sus seguidores, sobre todo a aquellos que han tenido que enfrentarse a esta misma situación.

No tengo palabras.. Mi corazón está roto: Ha muerto mi fiel amigo, Hugo. Estuvo conmigo durante toda mi trayectoria y se convirtió en mi compañero de vida. Desde cuando dormía en una cama sin colchón cuando comenzaba y era pobre, hasta lo que vino más tarde. Gracias por todo ese cariño que me diste, a mí y a mi familia. Echaremos de menos tu cariño y todo el amor que nos dabas con tus abrazos. Descasa en paz”.

Conor McGregor, destrozada ante la muerte de su perro, Hugo

Perder ese leal amigo que nunca te abandonaría, hagas lo que hagas, es una dura y amarga situación que todos los que tenemos mascotas hemos llegado a experimentar. No es fácil dejarlos marchar, sobre todo cuando su final se vuelve turbio y lleno de dolor.

Conor ha tenido que sufrirlo recientemente y seguro que a lo larga de su vida tendrá que decir adiós a más mascotas. Hugo, sin lugar a dudas, siempre estará en los pensamiento de Conor, ya que éste no se separaba de él. Podíamos verlo acompañarlo a sus entrenamiento, cuando salía con su bicicleta, o cuando salía a correr.

El polémico deportista no se encuentra atravesando un buen momento en su carrera como luchador. Hace unos meses, se lesionaba de la manera más brutal en un combate contra Dustin Poirier, y ahora tiene que hacer frente a la ausencia de uno de sus grandes apoyos, su perro Hugo. Descansa en paz y vuela alto. Las mascotas deberían vivir eternamente porque los humanos se convierten en mejores personas a su lado.