Las Navidades suelen ser épocas de excesos alimenticios, por lo que hay que extremar las precauciones para evitar el estreñimiento

Polvorones, turrones, peladillas, chocolates, brindis con bebidas espirituosas, son sólo algunos de los excesos en Navidades que. muchos cometen, pero esto se traduce en una digestión más pesada, lenta y como consecuencia, aparece el estreñimiento.

Se considera que una persona tiene estreñimiento cuando no va al baño en más de 72 horas. Es verdad que existen diferentes frecuencias según su género (por cada hombre, hay tres mujeres que lo padecen, y la culpa es de las hormonas), edad (peor cuanto más avanzada) y tipo de dieta. Pero si pasan más de tres o cuatro días, hay que actuar y evitar que se convierta en un problema crónico.

Para tratar de evitar que aparezca este problema, debemos compensar los excesos navideños con una dieta depurativa, y si es posible, que contenga una buena fuente de fibra, además de abundante liquido.

Lo primero: dieta equilibrada y aumento de fibra

Tras la velada navideña de excesos, tenemos que preparar un desayuno que contenga fruta fresca en lugar de zumos (entera posee más fibra), que incluya pasas (al deshidratarse conservan una alta concentración), y un yogur con bífidus. Y es que existen varios estudios que demuestran que los lácteos fermentados disminuyen el tiempo de tránsito intestinal Más hábitos recomendables: comer a la misma hora, visitar el baño en horario parecido, masticar bien, beber suficiente líquido y empezar el día con un vaso de agua templada en ayunas.

¿Qué hago para facilitar la digestión?

  • Caminar o bailar: El ejercicio ayuda a que fluya el tránsito intestinal. Sobre todo el de tipo aeróbico, como caminar, bailar, montar en bicicleta.
  • Ahuyentar el estrés para comer mejor: es el peor enemigo del estreñimiento. Además va asociado a una mala alimentación, nerviosismo, exceso de tóxicos. Trata de relajarte haciendo yoga, o simplemente acuéstate durante 15 minutos tras comer, mientas meditas en silencio. Haz que la mente deje de hablarte y trata de ponerla en blanco.
  • Adiós definitivo al tabaco: La leyenda urbana dice que favorece ir al baño, ¡Error!. Fumar impide una correcta evacuación, quizá debido a la ansiedad y los chicles y caramelos que solemos consumir tras el cigarrillo.
  • Alcohol no, porque deshidrata: Afecta al sistema digestivo y deshidrata el organismo, por lo que puede dificultar la evacuación.
  • Agua, a la carta: La gran aliada contra las dificultades del tránsito intestinal. ¿Bebemos solo dos litros? Lo que el cuerpo nos pida.

Los 5 alimentos que debemos incluir tras las ‘comilonas’ de Navidad para evitar el estreñimiento

Si necesitas regularidad con tu visita al baño tras las comidas navideñas, hay una serie de alimentos que te ayudan. Sin embargo, hay otros que te perjudicarán y que debes olvidarte de ellos.

  • Queso: Su exceso de grasas saturadas, sobre todo el curado, puede agravar el estreñimiento.
  • Bollería industrial: Grasa saturada y azúcar, todo un cóctel explosivo
  • Cafeína: ¿Relacionas tomar un café con ir al baño? Pues en realidad la cafeína deshidrata el organismo.
  • Cereales refinados: su alto contenido en almidón, hace las digestiones lentas y dificultad el tránsito intestinal.
  • Vino tinto: muy rico en taninos, por la maceración de la piel de la uva y por su almacenamiento en barricas de madera, estriñe.