Consejos para evitar el dolor de espalda y tratarlo

El dolor de espalda se puede evitar, en muchos casos, solo con corregir la postura diaria

¿Quién no ha sufrido un dolor de espalda a lo largo de su vida? La espalda es una de las zonas más sensuales de nuestro cuerpo y posee un indudable poder de atracción pero también requiere muchos cuidados. Además de todo eso, es una de las zonas más vulnerables a sufrir y acumular daños provenientes de vicios posturales, que parecen pasar inadvertidos.

Horas interminables frente al ordenador, estrés tensional, bolsos que rompen nuestro equilibrio, tacones que obligan a nuestra columna a adoptar poses imposibles y así un suma y sigue de malos hábitos posturales, enemigos número uno del centro de nuestra anatomía y causantes de sus constantes contracciones musculares.

¿Los más afectados? Adolescentes tras el periodo de crecimiento, profesionales que levantan peso o que mantienen posturas forzadas y adultos con pérdida muscular por sedentarismo, aumento de peso o edad.

REEDUCA TU POSTURA

Para solucionar estos problemas, sigue estas recomendaciones:
Evita las posturas forzadas durante largas horas y cambia de posición ya sea en descanso o realizando cualquier actividad.
• En trabajos administrativos es aconsejable controlar la postura mediante la colocación apropiada de la pantalla, el teclado y el ratón del ordenador: pantalla al frente y a la altura de los ojos o por debajo, codos a 90º o más y los hombros relajados y posicionados hacia atrás.
• A la hora de levantar peso, las extremidades inferiores deben anclarse al terreno para que la espalda actúe como base sobre la que se fija la cintura y permita a los brazos levantar el peso.
Utiliza un calzado que permita al pie adaptarse al terreno.

Preguntas frecuentes sobre el dolor de espalda

  • ¿Cuáles son las causas del dolor de espalda postural? Los traumatólogos clasifican el dolor de espalda postural en tres categorías: muscular, originado en la musculatura paravertebral de alrededor de las vértebras; facetario, originado en las pequeñas articulaciones entre las facetas de la parte posterior de las vértebras; y discal, originado en el disco que existe entre los cuerpos de las vértebras.
  • ¿Cómo saber si el dolor es muscular o la proyección de problemas de otros órganos? Hay otras causas no musculoesqueléticas que deben ser diagnosticadas, desde una piedra en el riñón, una neumonía o un problema vascular, entre otras.
  • ¿Qué ejercicios son los más recomendables para fortalecer la espalda? Ejercicios abdominales para la columna lumbar y de circunvalación para la cervical.
  • ¿Qué son los “nudos”? Contracturas musculares involuntarias que son mecanismos defensivos ante el dolor.
  • ¿Qué tratamientos le ponen solución? Dependiendo del origen y tras un diagnóstico preciso: fisioterapia y ejercicios específicos, calor local, quiropraxis, osteopatia, magnetoterapia…
  • ¿Es bueno el calor para aliviar el dolor? ¿Durante cuánto tiempo? A nivel doméstico, con una esterilla eléctrica o bolsa de agua caliente, y de manera intermitente en periodos de 20-30 min. sobre la piel protegida para evitar quemaduras. El fisioterapeuta puede además usar Indiba, Tekkar, etc.
  • ¿Qué medicamentos funcionan? Analgésicos de base como el paracetamol, antiinflamatorios como iburpofeno, diclofenaco, etc.; y luego hay otros más potentes que se usan con más mesura, siempre bajo prescripción médica.