Disfruta de estas extrañas Navidades sin ganar peso

Estas Navidades tendrás un plus añadido a la pandemia de Covid-19, y es que no podremos estar con todos nuestros seres queridos debido a las restricciones sanitarias

Las Navidades ya están aquí. Y aunque todo el año intentamos cuidarnos y mantener una dieta sana y equilibrada, en esta época nos resulta muy difícil resistirnos. No sabemos decir que no a los turrones y a los excesos de las cenas con familiares, con amigos o compañeros. Pero, aunque creamos que no, es posible empezar el año sin que la báscula marque algún kilo más.

Lo cierto es que este año estará muy complicado por no decir imposible, que se reúnan más de 10 personas para celebrar estas fechas tan entrañables. Las duras restricciones impuestas por la pandemia de SARS CoV-2, han obligado a los ciudadanos a extremar las precaucione y evitar todo tipo de aglomeraciones.

Así, en muchas comunidades de nuestro país, habrá un toque de queda para que volvamos a casa, y también un máximo de personas en cada celebración o reunión, siendo el máximo 10.  Estamos de acuerdo que en estas fechas y en plena pandemia, sentiremos algo de ansiedad por no estar con todos nuestros seres queridos, pero para calmar esta sensación y que no se traduzca en kilos, te ofrecemos unos consejos para que estas Navidades de 2020 no se reflejen en la báscula.

Prestar atención a lo que comemos los días señalados y los no señalados

Las cenas de Nochebuena y Nochevieja y las comidas de Navidad, Año Nuevo y Reyes son inamovibles, jornadas marcadas sí o sí por los excesos. Pero lo que comemos el resto de días adquiere mayor importancia si cabe. Así, lo que tenemos que hacer es compensar las calorías de más con alimentos ligeros durante los días intermedios.

No saltarse comidas los días de celebración

Lo ideal siempre es hacer cinco comidas al día, pero los días de excesos hay que seguirlo más al pie de la letra que nunca; si nos saltamos alguna de comida previa vamos a tener más hambre y comeremos más cantidad. Tampoco debemos saltarnos comidas posteriores, con tomar algo ligero como un caldo o una tortilla francesa será suficiente. El objetivo es mantener la sensación de saciedad sin que a la mañana siguiente despertemos con un hambre feroz.

Hacer ejercicio o alguna actividad física frecuente

Es importante no hacer un parón en nuestra rutina deportiva. Estar en movimiento, aunque sea menor que el resto del año, hace que el metabolismo se mantenga activo.