Duro varapalo para José Fernando: No podrá salir del psiquiátrico por decisión judicial

José Fernando, hijo de José Ortega Cano y de Rocío Jurado, lleva ingresado 4 años en el centro psiquiátrico San Juan de Dios

A pesar de que hace unos meses saltaba la noticia de una posible salida de José Fernando del centro donde se encuentra recluido, no parece que esto vaya a ocurrir durante el 2021. El hijo de José Ortega Cano y de la fallecida tonadillera, Rocío Jurado, es hermano biológico de Gloria Camila, ambos nacieron en Colombia, y fueron adoptados cuando estos tenían corta edad.

Con 28 años, su vida no ha sido nada fácil. Siendo aún un tierno adolescente, se rodeó que gente que poco le aportarían en su vida. En 2011, JoséFer celebraba su mayoría de edad y podía por fin disfrutar de la herencia de su madre. Pero las compañías que eligió para vivir su juventud, no fueron, de nuevo, las mejores.

Mientras su padre pasaba por el peor momento de su vida tras ser condenado por la muerte de Carlos Parra por conducción temeraria, José Fernando se pasaba al lado oscuro y era detenido por la Guardia Civil por supuestos delitos de pertenencia a grupo criminal y robo con violencia entre otros cargos. En 2014 entraba en la cárcel pero la fiscalía exigía 8 años de prisión para el hijo mayor del diestro.

José Fernando, su periplo por los centros penitenciarios y psiquiátricos

Tras pasar 4 meses encarcelado, ingresaba en un centro de desintoxicación para tratar de vencer sus ya conocidas adicciones. En el prestigioso y carísimo Instituto Hipócrates de Barcelona, fue expulsado debido a su mala conducta ya que no cumplía con las normas exigidas en el centro. Después lo intentó en la clínica López Ibor de Madrid, pero acabó recalando en el centro donde se encuentra desde hace casi 4 años, en el centro psiquiátrico San Juan De Dios de Ciempozuelos en Madrid.

Su diagnóstico médico no se lo ha puesto nada fácil a los jueces. Según publicaba en 2017 el diario ‘El Mundo‘, José Fernando padecería trastorno límite de la personalidad”, agravado “por su déficit intelectual, sumado a su trastorno mental y el consumo de sustancias, que le limitan gravemente”

Debido a este diagnóstico, José Fernando se vio “incapacitado civilmente e ingresado en un centro de salud mental“, para poder estabilizarse y que un juez dictaminara si se encontraba preparado para incorporase a la sociedad.

José Fernando tendrá que esperar un año más para poder recibir el alta del psiquiátrico por orden de un juez

Ahora y según publica el medio ‘Lecturas‘ en exclusiva, un juez ha revocado su salida inminente del centro de San Juan de Dios, y tendrá que esperar otro año más para poder se dado de alta. Su familia, mientras tanto, esperar pacientemente a que José Fernando pueda lograr su objetivo y se incorpore a la sociedad lo más curado posible.

En una de las últimas visitas del diestro a su hijo, revelaba que se encontraba tranquilo, muy recuperado y con ganas de salir a la calle para poder estudiar algo relacionado con la informáticas una de sus pasiones descubiertas durante su encierro.