Victoria Federica, hija de la Infanta Elena y de Jaime de Marichalar, compartía un directo a través de Instagram que está dando mucho de qué hablar

La hija de la Infanta Elena y de Jaime de Marichalar, Victoria Federica, ha probado en sus carnes la parte más negativa de las redes sociales. La joven nieta del rey emérito Don Juan Carlos, no parece llevarse muy bien con las nuevas tecnologías, al menos en su perfil público de Instagram donde sólo cuenta con dos publicaciones hasta la fecha.

En su otra cuenta personal y privada, donde sólo tiene añadido a amigos íntimos y familia, ‘Vic’, como así la lama su círculo más cercano, es más activa y comparte a menudo con sus seguidores su día a día. Es aquí donde hemos podido ver muestras de cariño hacia su pareja, Jorge Bárcenas, el joven DJ que la conquistó en el Festival Starlite de Marbella.

En su perfil publico, como ya decíamos al principio, no tiene actividad alguna y no es común que comparta algo con sus más de 7.000 seguidores. Así que, el día que lo hizo, muchos fueron los que quedaron muy sorprendidos al verla en directo, junto a una amiga de la Universidad.

El accidentado debut de Victoria Federica, hija de la Infanta Elena, en Instagram

Victoria Federica debuta en Instagram con un accidentado ‘Live’

La joven de 20 años dejaba muy sorprendidos a la gran mayoría de sus seguidores, quienes no esperan ver en directo a la nieta de Don Juan Carlos, dirigiéndoselo a todo el que pudiera verla. Lo cierto es que en este escaso minutos de directo, sólo aparecía su amiga, quien había ‘usurpado‘ su cuenta de Instagram, aunque también hacía una fugaz aparición Vic, ataviada con la correspondiente mascarilla.

Lo que empezó con un ‘Viva España‘, a lo que la joven amiga de Vic respondía “Claro que sí“, rápidamente se tornó  en reproches hacia el abuelo de la joven hermana de Froilán y a la monarquía en general. Comentarios como “Viva la República, o “Tú abuelo es un ladrón” Ambas decidían dar por terminado el directo para evitar que fuera a más pero sólo ha bastado un escaso minuto para que Vic se haya dado cuenta que si no quiere lidiar con este tipo de comentarios, es mejor mantenerse en la sombra.