Os contamos los mitos más comunes de la alimentación saludable que deberías conocer

¿Cuántas veces has oído decir que beber agua durante la comida engorda o que la miga es la parte del pan que más calorías te aporta? Internet, y la vida en general, está plagado de fake news o falsos mitos sobre alimentación. Desde Viva Fútbol queremos contarte los mitos foodies más sonados que segur que te sorprenderán.

Aunque eso sí, siempre debemos tener en cuenta la recomendación de los expertos: tomar abundantes frutas y verduras, moderar el consumo de grasas y evitar la ingesta de alcohol y productos que contengan azúcares añadidos.

Si además de una dieta sana y equilibrada nos atrevemos a realzar algún tipo de actividad física, como puede ser caminar, correr, yoga o simplemente evitar los ascensores y subir las escaleras, será un plus añadido sobre todo para nuestro corazón, que lo agradecerá.

Para una buena alimentación: bebe agua, no engorda

Beber agua antes, durante y después de la comida no engorda. El agua es un nutriente acalórico, por lo tanto nunca aporta calorías. Es decir, da igual si se ingiere antes, después o durante la comida. Su función es contribuir al aporte de minerales y electrolitos y mantenernos hidratados. Además, se recomienda que se beba antes o durante la comida, ya que aumenta la sensación de saciedad.

Tampoco es cierto que tomar una copa de vino antes de las comidas, adelgace. Esto es así porque el alcohol no disuelve la grasa corporal y, además de las calorías que aporta, cuando se abusa de esta bebida, se producen cambios en los niveles de azúcar en sangre, en el ritmo cardíaco, afecta a la visión, deshidratación, problemas digestivos, consecuencias severas en el hígado, entre muchos más.

Lo mismo ocurre con los alimentos light. No sirven para adelgazar. En todo caso, engordan algo menos. A estos alimentos lo que se les quita es algún componente calórico, pero no está libres de grasas.

¿Fruta o zumo natural?

Un zumo no equivale a una ración de fruta. Al exprimir la fruta estamos desechando la pulpa, donde se encuentran gran parte de sus nutrientes y, sobre todo, la fibra. Además, debe tenerse en cuenta que, para hacer un zumo de naranja, es necesario exprimir tres naranjas.

Si en lugar de estrujar esas naranjas, nos las comiéramos enteras, estaríamos ingiriendo muchas más calorías y azucares. Por lo tanto, si tienes opción de elegir, opta siempre por tomar una pieza de fruta. Además, masticar la fruta te saciará mucho más que si la ingieres en varios tragos.

Por otro lado, la fruta, y cualquier tipo de carbohidrato, engordará lo mismo a cualquier hora del día. El problema está en si se consume una cantidad elevada de carbohidratos (algo complicado con las frutas, ya que son muy saciantes). Es posible que el organismo reaccione mejor de día, porque nos movemos más, que de noche, que solemos estar más en reposo.